Tragedia de Once

Tragedia de Once: Peritaje indica que los frenos del tren estaban en buenas condiciones

El reporte, que lleva la firma de siete peritos oficiales, parece robustecer la teoría que indica que el tren estaba en condiciones de frenar, pese a lo cual siguió de largo, causando la muerte de 52 personas y heridas a otras 800

lunes 10 de marzo de 2014 - 12:10 pm

Un peritaje técnico ordenada por el tribunal oral federal número dos sobre el tren “Chapa 16” que causó la tragedia de Once el 22 de febrero de 2012 indicó que todo el material del sistema de frenados estaba en buenas condiciones de funcionamiento.

“De acuerdo al estado de las mangas (mangueras) inspeccionadas, las mismas se hallaron en las debidas condiciones de servicio”, indica el informe, que fue entregado el viernes al tribunal y lleva la firma de siete peritos oficiales.

El reporte parece robustecer la teoría que indica que el tren estaba en condiciones de frenar, pese a lo cual siguió de largo en el extremo de llegada del Andén 2 de la Estación de Once, causando la muerte de 52 personas y heridas a otras 800. [pullquote position=”right”]Tragedia de Once: Un peritaje indica que el sistema de frenado del tren estaba en buenas condiciones[/pullquote]

El tribunal le había pedido a los peritos Raúl Díaz, Juan Alfredo Brito y Néstor Luzuriaga (oficiales) y Carlos Díaz, Alejandro Leonetti, Horacio Faggiani y Julio Pastine (de parte) que esclarecieran dos cuestiones.

La primera, que “se determine si sobre la totalidad de las mangueras -manga de acoplamiento y freno- que integran el sistema de frenado del tren chapa 16, fueron cumplimentadas las disposiciones” contempladas en un protocolo de funcionamiento; la segunda, que “se realice un estudio tendiente a determinar su antigüedad”.

El trabajo debía realizarse sobre la base de la “Norma FAT.V-1408”, que establece que “las mangas serán retiradas de servicio cuando se contatare que esté reventada, presente fugas detectables con agua jabonosa, presente signos de envejecimiento del caucho o fisuras por aplastamiento, con visión de los hilos de la tela al comprimirlas con la mano, zonas desgastadas por rozamientos que dejen telas al descubierto, abocardamiento o rotura de bordes de los extremos, efectos de un excesivo calentamiento o incendio o que al curvarla manifieste específica tendencia a quebrar por un sitio”.

El peritaje indica que resultó imposible “datar la antigüedad del caucho”, pero sí concluyó que “de la totalidad de las mangas inspeccionadas se han llevado a cabo los análisis visuales previstos en la norma FAT.V-1408 sin observarse no conformidades en el lote observado”.

Además, si bien reconoce que la norma utilizada para la evaluación “no es estrictamente aplicable a coches eléctricos con enganche automático” como el Chapa 16, el reporte estableció que “en el lote observado de mangas auxiliares de freno no se han encontrado disconformidades respecto de las partes de dicha norma que sí son aplicables para el caso”.

COMENTARIOS