Narcotráfico

El narcotráfico se instaló en la sociedad como un tema prioritario

Así lo afirma una encuesta realizada por la consultora Poliarquía. Para la mayoría de la sociedad el narcotráfico es un problema "muy grave" y que "ha empeorado". Respecto al consumo de drogas, un 73% se mostró en contra

domingo 9 de marzo de 2014 - 7:39 am

Luego de una convulsionada semana en relación al tema, en la cual se pronunció el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, advirtiendo sobre la problemática y llamando a tomar cartas sobre el asunto, la polémica por el anteproyecto de reforma del Código Penal por su intención de disminuir penas en relación al tráfico de estupefacientes, y un supuesto ajuste de cuentas a un jefe de sicarios colombiano en el barrio porteño de Palermo, se conocieron los resultados sobre una encuesta que permite saber qué piensa la sociedad sobre el flagelo del narcotrafico.

La radiografía surge de una encuesta de Poliarquía Consultores que, a partir de 14 preguntas, realizadas entre el 16 y 24 de enero pasado, aborda de manera bastante completa la problemática del narcotráfico y el consumo de drogas.

El 83 por ciento describió al narcotráfico como un problema “muy grave” (la escala se completa con “bastante grave” y “poco grave”) y el 82% eligió la misma calificación para el consumo de drogas. Con el mismo porcentaje quedó la corrupción y, unos escalones más abajo (79%), la inseguridad.[pullquote position=”right”] El narcotráfico se instaló en la sociedad como un tema prioritario[/pullquote]

Para Sergio Berensztein, director de Poliarquía Consultores, ese orden de prioridades da cuenta de un “divorcio, ya que mientras que la sociedad identifica ambos problemas como de primer orden y con el que tiene altos niveles de familiaridad, éstos no aparecen entre las prioridades del Estado. “Hay un divorcio entre lo que la gente piensa de las drogas y el lugar que el tema ocupa en las políticas públicas”, advirtió.

Además, y relacionado con el orden de importancia que se le da a la cuestión, la mayoría opinó que ambos problemas “han empeorado” en los últimos cinco años. El 77% se inclinó por esa opción para el narcotráfico y el 81% lo hizo respecto del consumo.

Encadenado a lo anterior se recorta el dato sobre el nivel de consumo de drogas en la Argentina. El 79% dijo que es “alto”; el 19%, “medio”, y sólo el 1%, “bajo”. También el 79% dijo conocer a alguien que ha probado drogas “al menos una vez”.

También en el terreno del consumo, la encuesta arroja un dato llamativo. El 73% de los consultados se manifestó en contra de la legalización del consumo de marihuana, mientras que el 22% dijo estar a favor.

Según Berensztein, ese reparto de opiniones es clave. “El rechazo a la legalización es contundente y pone bajo la lupa el razonamiento que suele hacerse desde la política de que «como no podemos hacer nada para combatir las drogas, legalicemos»”, sostuvo. “Queda claro que este típico atajo de la política no sería aceptado por una mayoría enorme de la sociedad”, culminó.

El estudio de Poliarquía también aborda el imaginario de la sociedad sobre la relación entre tráfico de drogas y política, y registra otra cifra contundente: para el 32% de los participantes, el narcotráfico y la política están “muy relacionados” y para el 43% están “bastante relacionados”. Es decir, el 75% dio cuenta de un vínculo estrecho entre ambos universos.

A la hora de repartir la responsabilidad en el “combate” del narcotráfico, la mayoría (55%) apuntó al gobierno nacional. Lejos quedó el colectivo “todos”, integrado por “los políticos, la justicia y la sociedad”, con 16%, y los jueces, con 11%.

Respecto al debate sobre si Argentina es un país de tránsito o de consumo,la encuesta arribo al resultado que 64% de los participantes describió la Argentina como un país de tránsito, mientras que el 25% dijo que es un país de producción. El 11% restante dijo no saber o prefirió no contestar.

La investigación fue realizada para un libro de próxima publicación, elaborado por Berensztein y el ex jefe de la Policía Metropolitana Eugenio Burzaco.

COMENTARIOS