Sociedad

Video: histórico rescate a suboficial que se quebró en la Antártida

Es la primera vez que aterriza un avión en un glaciar cercano a la base Orcadas; el suboficial se había fracturado las piernas

lunes 31 de julio de 2017 - 3:37 pm

Un pequeño avión Twin Otter de las Fuerzas Armadas hizo historia al rescatar a un marino que había sufrido fracturas en las piernas. La aeronave desafió las condiciones climáticas y logró aterrizar en un glaciar cercano a la base Orcadas, en una maniobra inédita en los 113 años de presencia argentina en la Antártida.

El marino rescatado es el suboficial segundo electricista Héctor Ariel Bulacio, de 38 años, que integra la dotación de 17 personas que pasan el invierno en la base antártica. Bulacio sufrió un accidente hace una semana que le provocó fractura expuesta del fémur de su pierna derecha y otra fractura en la pierna izquierda.

l militar había sido atendido de urgencia por el médico de la base Orcadas, que lo estabilizó y lo medicó, pero el cuadro comenzó a empeorar. A través de diferentes consultas por videoconferencia, desde el Hospital de Ushuaia y desde el Hospital Naval de Buenos Aires, los especialistas aconsejaron su evacuación al continente, ya que corría peligro de morir.

El Ministerio de Defensa desplegó un complejo operativo para rescatarlo: primero un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea sobrevoló la zona e inspeccionó el glaciar para que una especialista pudiera detectar el lugar adecuado para montar una pista de emergencia.

El rescate por vía marítima ya se había descartado por la presencia de un campo de hielo de 110 kilómetros de extensión que separa el mar de la costa. La opción era el recate por aire y, a pesar de que nunca se había realizado antes, decidieron intentarlo.

Un avión DHC-6 Twin Otter despegó de la Base Marambio a las 6.45 del sábado y sobrevoló durante tres horas 720 kilómetros de mar antártico hasta llegar al glaciar próximo a la Base Orcadas, donde aterrizó por una señalización realizada por la dotación.

Fue allí donde se reabasteció de combustible, subió al suboficial Bulacio y partió otra vez a Marambio, donde llegó por la tarde. Poco después, el marino fue trasladado en un Hércules hacia Ushuaia, donde se montó un operativo especial: ambulancia de alta complejidad, médicos especialistas, dadores de sangre y policías que aseguraron el transporte hasta el Hospital.

COMENTARIOS