Alimentación

Alimentos con moho: ¿cuáles se pueden comer igual y cuáles no?

Más de una vez nos encontramos con este problema, pero, ¿sabemos cuándo la aparición de moho es impedimento o no para comerlo igual?

lunes 31 de julio de 2017 - 8:59 am

El moho es un hongo que suele crecer con más facilidad en condiciones húmedas y cálidas. Por eso, a menudo puede aparecer en algunos alimentos (como frutas, verduras, pan o mermeladas) , creando esporas de un color verde, blanco o grisáceo.

Algunos mohos pueden ser beneficiosos, como por ejemplo los que se vinculan con la producción, maduración y curación de quesos que le dan su sabor y aroma tan característico; o los que se usan para fermentar la salsa de soja, o incluso para preparar pan, cerveza o vino. Pero otros, por el contrario, pueden producir micotoxinas, sustancias tóxicas perjudiciales para la salud.

¿Cómo saber cuando la aparición de moho es impedimento o no para que consumas un alimento? Prestá atención a las siguientes recomendaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Deben desecharse:

1. Productos cárnicos de fiambrería, tocineta o salchichas: estos alimentos tienen un alto contenido de humedad; por lo tanto, pueden estar contaminados por debajo de la superficie. Pueden contener bacterias que estén creciendo junto al hongo.

2. Sobrantes cocidos de carnes y aves (como guisos): también puedes están contaminados bajo la superficie.

3. Granos cocidos y pastas.

4. Quesos hechos con hongos  (Roquefort, blue, Gorgonzola, Stilton, Brie, Camembert, etc).

5. Quesos blandos (cottage, queso crema, Neufchatel, chevre, Bel Paese, etc), en trozos, molido o rebanado; ya que pueden estar contaminados por debajo de la superficie. Además, ten en cuenta que pueden contaminarse con el cuchillo.

6. Yogurt, por su elevado contenido de humedad.

7. Mermelada, ya que allí el hongo puede estar produciendo micotoxinas, que son los principales contaminantes naturales de los alimentos que, bajo ciertas circunstancias pueden provocar intoxicaciones con efectos carcinogénicos y mutagénicos, con efectos similares a los causados por la exposición a pesticidas o residuos de metales pesados.

8. Frutas y vegetales “blandos”, como los pepinos, los melocotones o los tomates.

9. Pan y horneados, pueden estar contaminados al ser tan porosos.

10. Frutos secos o mantecas de frutos secos: el maní es uno de los alimentos con más posibilidades de desarrollar los mohos que producen las aflatoxinas, las toxinas más peligrosas que se vinculan con un mayor riesgo de cáncer de hígado.

Pueden utilizarse: 

(Cortá la parte afectada y utilizá lo sano)

1. Salame duro y jamón curado seco: es común que crezcan hongos en las superficies de estos alimentos, pero puedes comerlos si los quitas de ella.

2. Quesos duros: puedes seguir usándolo. Corta al menos una pulgada alrededor y por debajo del área del hongo, sin tocarlo con el cuchillo y luego vuelve a colocarlo en un recipiente limpio.

3. Frutas y vegetales “duros” como el repollo, las zanahorias, etc. Por lo general, a los hongos  les resulta difícil penetrar en alimentos densos y con bajo contenido de agua. Para usarlos, corta al menos 1 pulgada debajo del área donde creció el hongo.

¿Qué hacer cuando te das cuenta que hay moho en algún alimento?

  • No aspires el alimento, ya que puede producirte problemas respiratorios
  • Colocalo en una bolsa, cerrala y ponela lejos del alcance de niños y animales
  • Limpiá bien la heladera y cualquier utensilio que haya estado en contacto con el alimento
  • Conservar los alimentos no contaminados en lugares con buena ventilación, temperatura y humedad
  • Procurá no comprar alimentos de más para evitar que se echen a perder y, por ende, terminen desperdiciándose

Fuente: La bioguía

COMENTARIOS