Economía

El dólar ya es un problema para los créditos hipotecarios

El problema surge porque el proceso de compra puede demorar hasta cuatro meses y los bancos entregan pesos, con un tope fijado desde el comienzo

viernes 28 de julio de 2017 - 5:46 am

Puntos a considerar en materia económica. Están muy cerca de la “casa propia” y están nerviosos. Miran la cotización del dólar a cada rato, más que el reloj. Sufren.

Padecen porque cada centavo que se encarece el billete verde les vuelve un poco más inalcanzable esa propiedad que están por comprar, a un punto tal de poner en riesgo toda la operación.

Así viven al menos 165.000 familias argentinas que tienen iniciado el trámite para acceder a una vivienda con un préstamo hipotecario. Y su estrés se potenció en los últimos días, al acelerarse la devaluación del peso.

Según detalla el diario Clarín, el problema surge porque el proceso de compra puede demorar hasta cuatro meses y los bancos entregan pesos, con un tope fijado desde el comienzo.

Pero la vivienda se paga en dólares a la cotización actual, que ayer tuvo otro salto, acumuló un alza del 7% en 30 días y del 15,6% en los últimos 100. La moneda estadounidense se conseguía por $ 15,40 a mediados de abril y ayer cerró a $ 17,86.

El efecto fue contundente. En las últimas semanas, los compradores comenzaron a notar que, por la suba del dólar, el dinero aprobado por el banco ya no les alcanza para comprar la vivienda que habían elegido e incluso señado.

Por ejemplo, quien consiguió en abril que un banco le apruebe un préstamo de $ 1.300.000 para cubrir el 80% de un 2 ambientes usado en un barrio porteño promedio cuenta hoy con un poder de compra 11.600 dólares menor al esperado.

dolar2

Debe entonces conseguir, de repente, unos $ 259.000 más para poder escriturar, algo así como el costo de un auto cero kilómetro. Esto porque la propiedad, en pesos, saltó de 1.624.000 a $ 1.883.000.

A quien apuntaban a un 3 ambientes usado promedio, en tanto, el salto cambiario ya le “comió” 17.300 dólares de su préstamo y ahora necesita $ 385.000 extras para poder cerrar la compra.

El problema se concentra en los clientes de los bancos públicos porque, al ofrecer condiciones muy atractivas, son los que más pedidos vienen tramitando y los que más demoras suelen tener en el proceso.

Sólo en el Banco Nación avanzan unas 135.000 carpetas, a las que se suman más de 7.000 del Provincia y un número similar del Ciudad. El Santander Río, el banco privado más activo en este segmento, ya tiene 16.252 solicitudes aprobadas.

“El mayor problema lo tiene el que pidió el préstamo hace unos meses y se le demoró la operación porque va a recibir un monto que ya no le alcanza para comprar los dólares necesarios y ahora tiene que salir a ver de dónde saca la diferencia. Es algo que puede llegar a complicar las operaciones que están en marcha”, explicó Germán Gómez Picasso, director de la consultora especializada Reporte Inmobiliario.

En las inmobiliarias dicen que el problema por ahora no hace caer operaciones.
En las inmobiliarias dicen que el problema por ahora no hace caer operaciones.

Ante esta dificultad, una salida es recomenzar el largo proceso resignándose a una propiedad más barata. Pero los compradores, ansiosos por ser al fin en propietarios, hacen todo lo posible por evitarlo.

El primer paso es pedirle más plata al banco, lo que extiende el trámite al menos una semana más. Pero la opción no siempre es viable porque la familia, si estaba sobre su límite de crédito, necesitaría demostrar ingresos mayores.

Para acceder al mismo 2 ambientes porteño, por ejemplo, ahora se pide ganar $ 2.300 más que en junio y $ 4.600 más que en abril.

Ante este problema, en el Nación, resolvieron ayer elevar del 25% actual a un 30% la proporción de los ingresos familiares que pueden quedar afectados por las cuotas del préstamo.

COMENTARIOS