Política

Congreso: quién tiene más mujeres y cómo está la Argentina mundialmente

La Organización de Naciones Unidas (ONU), a través del Programa para el Desarrollo (Pnud), ONU Mujeres e IDEA Internacional, realizó una investigación sobre la paridad política

martes 11 de julio de 2017 - 7:22 am

En el país, sólo cien de las 257 bancas de la Cámara de Diputados de la Nación están ocupadas por mujeres. Representan el 38%.

En el Senado, el porcentaje es similar: 41,7% de los escaños los ocupan mujeres y 58,3%, hombres. Si bien estas cifras superan el cupo de 30 % que exige la ley nacional para las listas de candidatos en las elecciones, la representación femenina legislativa está lejos de la paridad que exigen muchas legisladoras y militantes feministas, que empiezan a observar que ese piso se convirtió en el techo que quieren superar.

Según detalla el diario La Nación, la historia muestra que la participación de las mujeres posibilitó la sanción de leyes como la del divorcio vincular, de cupo femenino, de matrimonio igualitario, de prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, entre otras.

La Organización de Naciones Unidas (ONU), a través del Programa para el Desarrollo (Pnud), ONU Mujeres e IDEA Internacional, realizó una investigación sobre la paridad política en la Argentina.

En junio publicó los resultados en un extenso informe que concluye que en el país “persisten desigualdades de género que limitan el ejercicio pleno de los derechos políticos de las mujeres y su autonomía en diferentes esferas de la sociedad” y observa “que la representación política de las mujeres en Argentina ha encontrado un techo que parece difícil de superar sin producir nuevas reformas paritarias”.

Allí la ONU reconoce que el Legislativo es el más inclusivo de los tres poderes del Estado argentino (gracias a “la efectividad de las cuotas de género”), pero destaca que las Cámaras no alcanzan una composición paritaria, “lo cual hizo que la Argentina descendiera en posiciones en el ranking internacional de mujeres, ubicándose detrás de países como Bolivia, Ecuador o México, que avanzaron en el establecimiento de la paridad política de género”.

Los datos de Inter-Parliamentary Union (IPU) respaldan esa afirmación. En 1998, la Argentina estaba séptima en el ranking mundial que confecciona esa organización en coordinación con Naciones Unidas, por encima de países como Alemania, España, Canadá y el Reino Unido.

Pero entre 1999 y 2008 fue descendiendo, hasta ocupar el 16º lugar. En 2008 tuvo un repunte, al quedar en el quinto puesto. Pero volvió a quedar por detrás de los avances mundiales en los años subsiguientes, hasta ocupar el puesto 28 en 2016.

Si se analiza la proporción de mujeres por bloque, la distribución de esas cien diputadas es desigual. El mayor porcentaje de mujeres por bloque lo tiene el progresismo, con el 75%; le siguen el massismo y sus aliados y la izquierda (50%). Los siguen el Frente para la Victoria (38%) y Cambiemos, con el 37%.

El partido con menor equidad en la distribución por género es el bloque del PJ no kirchnerista, con el 16%.

La ley nacional 24.012, promulgada en 1991 y reglamentada por el decreto 1246/2000 (el de 1993 fue derogado), exige que las listas deben tener mujeres en un mínimo del 30% de los candidatos a los cargos a elegir. Y que deben estar ubicadas “con posibilidad de resultar electas”.

En la provincia de Buenos Aires, desde el año pasado, rige una ley que exige paridad: 50% mujeres y 50% varones en las listas.

Mucho tiene que ver con una mujer, Malena Galmarini, dirigente del Frente Renovador especializada en cuestiones de género, que fue quien presentó el proyecto y lo impulsó.

COMENTARIOS