Ciencia

El lado oscuro que esconde la oxitocina, la hormona del amor

Al favorecer la liberación de otras sustancias, puede llegar a actuar como una droga para nuestro cerebro e incluso hacernos perder el norte debido a ese cóctel de sensaciones que nos genera

viernes 7 de julio de 2017 - 9:55 am

A la oxitocina se la conoce como la hormona del amor, la molécula de los abrazos, la química de la felicidad y también de la crianza.

Tiene gran importancia a la hora de dar a luz, de iniciar la lactancia o de construir ese vínculo de apego tan intenso entre madre e hijo.

¿Y si te dijésemos ahora que hormona producida en el hipotálamo y secretada por la glándula pituitaria posterior esconde un lado no tan bueno, no tan saludable e incluso inadecuado para nuestra integridad emocional?

Si has vivido una relación afectiva basada en la dependencia, en esa pasión que emborrona identidades y prioridades, que nos hace cautivos el uno del otro, olvidando aspectos esenciales de nuestra vida, debes saber que estabas bajo los efectos más oscuros de la oxitocina.

Los neuropsicólogos no dudan en comparar este tipo de enamoramiento con una borrachera. Y es que es casi como quedar ebrios de una “sobredosis” de oxitocina, como volvernos dependientes de un amor que duele, pero del que no podemos liberarnos.

Esta sustancia química se clasifica en realidad como un nonapéptido (un péptido que contiene nueve aminoácidos).

  • Actúa como hormona y como neurotransmisor cerebral, y gracias a ella, orquestamos gran parte de nuestras decisiones en las interacciones sociales y en nuestras conductas prosociales, tales como la generosidad, la empatía o el altruismo.
  • Así, y hasta no hace mucho, se pensaba que la oxitocina que libera el cerebro era ese “remedio” clave para reducir las respuestas de estrés y ansiedad, gracias a ese trato cotidiano con las personas que amamos o nos son significativas.
  • Ahora bien, tres años después y gracias a diversos estudios pudo demostrarse que la oxitocina escondía también un lado algo oscuro, un reverso que media en esos vínculos menos saludables donde la obsesión mutua nos lleva a veces a una lenta autodestrucción.

La oxitocina y el alcohol: sustancias que, en exceso, nos hacen perder el control

Que el amor es a veces un auténtico naufragio químico no tiene nada de poético, es una realidad evidente.

  • Se sabe que los efectos de la oxitocina y el alcohol tienen muchas semejanzas a nivel cerebral.
  • Ambos median en la transmisión GABA en la corteza prefrontal y en las estructuras límbicas; ambos son capaces de incrementar el efecto de ansiedad o estrés y ambos, por ejemplo, hacen que se reduzca la sensación de miedo a la hora de iniciar determinadas conductas.
  • Nos notamos más seguros, sentimos más coraje, más arrojo y ganas por experimentar.

De ahí que esos amores basados en una euforia pasional y en una obsesión casi enfermiza sean casi como estar ebrios, como ser incapaces de hallar un adecuado equilibrio o una lucidez objetiva.

Los neurólogos y psicólogos están fascinados ante este efecto tan intenso que la oxitocina puede tener en muchas personas.

Sabemos que cuando estamos enamorados, nuestro cerebro libera una mágica combinación de dopamina, serotonina y noradrenalina.

  • Gracias a estos neurotransmisores sentimos más energía, más pasión, más ganas de experimentar.
  • Sin embargo, es la oxitocina la que media en todo ello, ella quien favorece la liberación de estas sustancias químicas donde, además, aparece otra aún más intensa: la feniletilamina.
  • Este compuesto químico endógeno pertenece, para nuestra sorpresa, a la familia de las anfetaminas, y suele durar con gran intensidad en nuestro cerebro alrededor de unos 4 años.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS