Alimentación

Consejos para alimentarse bien en invierno

Cuáles son las comidas ideales para proteger al organismo en esta época del año y cuidar nuestra salud

viernes 7 de julio de 2017 - 7:30 am

Para lograr una buena nutrición durante el invierno lo mejor es asegurar una ingesta adecuada de frutas y hortalizas de estación, ya que no solo conservan mejor los nutrientes, sino que además resultan más económicas. En esta época las más comunes son acelga, espinaca, puerro, coliflor, repollo, ajo, cebolla, papa, calabaza y remolacha, entre otras.

Las afecciones más comunes en estos meses son las enfermedades respiratorias como resfríos, sinusitis, bronquitis, etc. Los aliáceos como la cebolla, el ajo o el puerro, son buenas opciones en estos casos, ya que tienen propiedades mucolíticas y antisépticas debido a sus compuestos azufrados.

Por otro lado, la falta de vitamina C, aumenta la probabilidad de infecciones. Los vegetales más ricos en vitamina C y ácido cítrico son el coliflor, el brócoli, el repollo y los repollitos de Bruselas. Por su parte, las frutas más ricas en este nutriente son las naranjas, mandarinas, pomelos y limones, que también abundan durante el invierno.

Para mantener un buen estado de piel y mucosas, es importante tener un buen aporte de vitamina A, que además ayuda a reducir el riesgo de afecciones respiratorias. Vegetales ricos en betacarotenos son la zanahoria y la calabaza. Los betacarotenos son sustancias antioxidantes que en el organismo se convierten en vitamina A. También son fuente de esta vitamina los vegetales de hoja, que además son ricos en folatos y fibra.

La clave para no aumentar de peso tanto en invierno como en cualquier época del año está en la calidad de los alimentos que se eligen y en el tamaño de las porciones. Las sopas son un buen aliado, ya que permiten incluir variedad de verduras, tienen baja densidad calórica y generan saciedad, haciendo que se coma menos del plato principal.

Por supuesto que para ello es importante que no contenga crema, ni carnes, ya que la grasa de la misma quedará en el caldo. Los caldos en cubos son muy ricos en sodio y grasa, por lo cual lo mejor es que sean caseras.

Otra buena opción son las pastas, en la porción adecuada, evitando acompañarlas con salsas de crema o carnes grasas y moderando la cantidad de queso rallado.

Los guisos o pucheros además de quitar el frío son muy rendidores. Lo mejor es que estén hechos en base a vegetales y legumbres como arvejas, porotos o lentejas. Si se agrega carne, esta debe ser magra.

Es bueno tener en cuenta otros aspectos que solemos olvidar durante el invierno. Las ensaladas frías no son exclusivas del verano, sino que las vitaminas de los vegetales crudos son necesarias a lo largo de todo el año. El frío no implica servir porciones más grandes ni agregar ingredientes más calóricos a las comidas como crema, embutidos o carnes grasas. Las sopas deshidratadas son altas en sodio y grasas.

Por último, si se tienen que tomar antibióticos, es bueno ayudar a reconstruir la flora bacteriana intestinal con yogur y fruta fresca.

Fuente: DrCormillot.com

COMENTARIOS