Sociedad

¿Se mueren los famosos hoteles alojamiento?

El negocio se está viniendo abajo tan rápido como la ropa de los clientes urgidos por la sangre o el reloj

domingo 2 de julio de 2017 - 9:33 am

Noticias frescas llegadas desde el pequeño gran imperio de los telos indican que el negocio se está viniendo abajo tan rápido como la ropa de los clientes urgidos por la sangre o el reloj. Y con efecto dominó.

Según detalla el portal Infobae, en Buenos Aires ya cerraron el Guardia Vieja (Almagro), el Rampa Car (Palermo), el Nuevos Vientos (Belgrano) y uno de los baluartes históricos: el JJ de Núñez, avenidas Comodoro Rivadavia y Libertador, que supo ser para tramposos adinerados, y perfecto para la escapada del mezzogiorno por su lejanía respecto de ciertos bacanes de la City.

Con todo y lentamente, los dueños de los telos, primero por competir y después para retener al consumidor -leyes del mercado, al fin-, fueron agregando mejor cebo al anzuelo. Adentro, adiós a lo mínimo y básico: la luz roja, el espejo en el techo y el hilo musical. Estalló la onda babilónica.

Camas más grandes, a veces giratorias, a veces con colchón de agua. Decoraciones espantosamente sofisticadas pero con adictos: cuartos tipo selva, tipo Caribe, tipo Roma Imperial, etcétera. Jacuzzi. Spa de módico tamaño pero con minipiscina, hidromasaje, sauna, baño de vapor.

Suites para noche de bodas. Servicio de desayuno, almuerzo, merienda y cena. Comida internacional las 24 horas. Promociones: una hora de regalo por turno de dos, pernocte a mitad de precio, bebidas gratis ¡y hasta fútbol codificado!

COMENTARIOS