Política

Candidaturas testimoniales: estafa electoral de 2009 que se repite en 2017

En Agosto de 2012, la Corte Suprema de Justicia de la Nación dio por cerrada la disputa judicial. El máximo tribunal declaró abstracta la cuestión

domingo 2 de julio de 2017 - 9:14 am

Apenas comenzado 2009, el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner vislumbraba un complejo escenario electoral con vistas a los comicios de mitad de término, en que se ponían en juego muchas de las bancas de su sector político, sobre todo después de la pelea por la recordada 125, resolución que terminaría por dividir a la sociedad argentina entre aquellos que apoyaban el modelo kirchnerista de aquellos que defendían el modelo agroexportador, principal sostén de la economía argentina. Para muchos se trató de una “Guerra gaucha”, para otros de un “lock out” de las patronales.

Desde el 11 de marzo hasta el 17 de julio de 2008 pasaron 129 días que terminó con el “voto no positivo” del ex vicepresidente Julio Cobos.

Según detalla el portal Urgente24, ante este panorama, sin reparar en principios éticos o calidad republicana y anteponiendo, como tantas otras veces el fin perseguido de incrementar el caudal de votos, el kirchnerismo impulsó en gran escala una novedosa y perversa criatura electoral: las llamadas candidaturas testimoniales.

Consistieron en postular para un cargo legislativo a funcionarios con mucha exposición pública y alta aceptación en las encuestas, para que inmediatamente después de resultar elegidos renunciaran al cargo, de forma tal de que asumiese quien figuraba en el segundo lugar de la lista de candidatos.

Aunque cueste creer que personas públicas con puestos de primera línea y una gran responsabilidad política pudieren prestarse a esta estafa electoral, la capacidad histórica del peronismo para alinear a sus dirigentes determinó que unos 50 intendentes del conurbano bonaerense, el entonces gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli; y el jefe de Gabinete, Sergio Massa, entre otros, se plegaran sin objeciones.

La estrategia de las testimoniales se repetirá al menos en dos provincias de la Patagonia. El intendente de Gobernador Gregores, Juan Vázquez, será el primer precandidato a diputado nacional por Santa Cruz mientras que la intendenta de Zapala, Soledad Martínez, será segunda en la lista de Neuquén.

Seguramente ante las preguntas de la prensa, los candidatos testimoniales darán respuestas difusas y ambiguas del estilo: “Cuando llegue el momento, tomaré la decisión”, “Veré cómo puedo ayudar más” y otras tantas salidas similares como ocurrió en el 2009.

COMENTARIOS