Salud

¿Te cuesta ir al baño cuando te vas de viaje? Seguí estos consejos

Son muchas las personas que solo van en lugares conocidos, generalmente su propia casa y en horarios bastante regulares y al irse de su hogar su tránsito intestinal cambia; ¿qué se puede hacer al respecto?

domingo 2 de julio de 2017 - 7:03 am

1. Bebé mucha agua: aunque no lo creas, el ajetreo del viaje, las idas y venidas, hacen que ingieras menos de la que solés consumir cuando estás en casa. Esto dificulta el tránsito intestinal, por lo que es recomendable llevar siempre una botellita en el bolso e ir bebiendo periódicamente.

2. Evitá el estrés: al fin y al cabo, el motivo principal por el que no vamos al baño cuando viajamos es que estamos tensos y estresados ante los cambios. Es difícil poner solución, aunque es recomendable dedicarnos unos minutos para relajarnos cada día, ya sea practicando meditación o algún tipo de deporte, aunque sea en la habitación del hotel. Si el lugar dispone de gimnasio, un cuarto de hora de ejercicio cardiovascular nos ayudará a desestresarnos y mejorar las digestiones.

3. Buscá un lugar para la fibra: intentá comer cereales integrales por las mañanas, llevarte una pieza de fruta para comer entre horas, kiwis o ciruelas en ayunas, jugos diuréticos, etc. Todos estos alimentos te ayudarán a mejorar el tránsito intestinal y a ir al baño.

4. Dormí las horas necesarias: sabemos que es complicado cuando se está de viaje, pero si el cuerpo descansa las horas necesarias tendremos menos problemas para evacuar. En este sentido, y aunque sabemos que es complicado, es interesante establecer unos horarios para habituar a nuestro organismo a defecar.

5. Cápsulas e infusiones: si llevamos unos días sin ir al baño, vamos a empezar a encontrarnos mal: digestiones pesadas, malestar, náuseas, vientre hinchado, etc. Por ello, es interesante ayudar al cuerpo a evacuar mediante infusiones como la malva o la manzanilla, o algunas cápsulas naturales que venden en las herboristerías y nos pueden ayudar. Si las tomamos por la noche y las dejamos hacer efecto durante las horas de sueño, probablemente por la mañana notaremos una mejora en la digestión. Conviene evitar los laxantes en la medida de lo posible, a no ser que sea estrictamente necesario.

6. No te aguantes las ganas: a la que sientas movimientos, procurá ir al baño en cualquier momento y en cualquier lugar, pues tal vez si lo posponés después será complicado que vayas.

Fuente: Cocinatis

COMENTARIOS