Psicología

Síndrome de Otelo: la enfermedad de los celos extremos

Se trata de un delirio por el cual la persona que lo sufre está firmemente convencida de que su pareja le es infiel

sábado 24 de junio de 2017 - 7:43 am

El síndrome de Otelo recibe su nombre en honor al drama de William Shakespeare “Otelo, el moro de Venecia”, donde el personaje dibuja todo un abanico de sospechas sobre la supuesta infidelidad de su pareja llevando estos celos a límites insospechados, por los que luego acaba asesinando a a Desdémona poseído por los celos enfermizos y termina suicidándose.

La obsesión y la incapacidad de analizar la realidad tal y como es acaba destruyendo no solo su vida sino la de las personas implicadas. Así, el paciente que sufre del síndrome de Otelo, presenta, al igual que el personaje homónimo, celos patológicos, delirios e incluso alucinaciones que pueden desembocar en episodios tremendamente violentos, pudiendo llegar al asesinato.

Esta alteración neurológica rara suele aparecer en personas de más de 68 años -pudiendo aparecer entre los 25 y los 94 años- (por lo que se asocia a la demencia) con daños neurológicos en su mayor parte, con afectación del lóbulo frontal derecho. También es frecuente en pacientes con enfermedad de Parkinson. Los afectados suelen ser casi siempre hombres.

La base del síndrome de Otelo es la irracionalidad. El afectado ve lo que sus celos enfermizos le dejan ver y vive en consecuencia. Conspiración, traición, son palabras que retumban en la mente del que lo sufre. Un simple retraso de la hora de llegada habitual puede desencadenar toda una trama infernal que es complicado que pueda acabar bien.

Existen pocas evidencias sobre las razones fisiológicas que se ocultan detrás de este trastorno neurológico, pero investigaciones recientes apuntan a que los celos tienen un componente emocional basado en la autoestima.

La manera de tratar el síndrome de Otelo es buscar todas aquellas causas que lo provocan. Dentro de los tratamientos recomendados, la psicoterapia es fundamental y es posible que también sea necesario el uso de medicación. Es importante buscar ayuda antes de que el síndrome se fortalezca y acabe deteriorando la relación de  pareja.

Fuente: Muy Interesante

COMENTARIOS