Elecciones 2017

Fuerte disputa por el control de PJ, con Randazzo como epicentro

A más tardar mañana, la interna del Frente Justicialista será la más poblada de la provincia de Buenos Aires

viernes 23 de junio de 2017 - 6:33 am

Cuando faltan apenas 48 horas para el cierre de listas, a Florencio Randazzo siguen apareciéndole eventuales rivales internos.

Y no sólo eso: todavía no logró el control total sobre el PJ, plataforma de su postulación y símbolo del fracaso de su plan de competir con Cristina Kirchner.

Si las versiones que circularon en los últimos días se formalizan en la justicia electoral, a más tardar mañana, la interna del Frente Justicialista será la más poblada de la provincia de Buenos Aires.

Según detalla el diario La Nación, el primero en pedir pista para disputarle votos en las PASO fue el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, un viejo conocedor de esos pleitos internos. El longevo cacique bonaerense es el único que lanzó su candidatura.

Otro que no tardó en hacer pie en el flamante Frente Justicialista fue Guillermo Moreno. El ex secretario de Comercio será candidato a diputado por la Ciudad, pero armará una lista con sello propio: La Néstor Kirchner.

La candidata a senadora sería Marcela Bianchi, ex diputada nacional duhaldista, y al frente de la lista de postulantes a la Cámara de Diputados quedaría Marita Velázquez, dirigente de Lomas de Zamora.

A principios de esta semana se sumó una eventual lista duhaldista. Lo anunció Omar Gadea, secretario de Eduardo Duhalde y apoderado de Justicia y Dignidad Peronista, el sello por el que se presentarían candidatos ligados al ex presidente.

Sin embargo, la posibilidad perdió fuerza. “No hay nada de eso”, dijo Duhalde a sus colaboradores en las últimas horas antes de viajar a España.

El último en hacer trascender que quiere un lugar en la grilla fue José Ottavis. El diputado provincial de La Cámpora competiría por la línea interna Amarte Argentina, como primer candidato a diputado, con boleta corta, es decir sin presentar candidatos a senadores.

¿La razón? Quedar bien con Cristina Kirchner que, todo indica, buscará un lugar en el Senado.

COMENTARIOS