Policiales

Lomas: un secuestrador tenía pedido de captura por un brutal homicidio

César Valenzuela, uno de los delincuentes que sobrevivieron al choque que les costó la vida a dos ancianos, es buscado por el asesinato de un joven de Banfield en octubre pasado

martes 13 de junio de 2017 - 7:05 am

Enrique Oscar Christener murió de la misma forma que sus víctimas, según la autopsia que le practicó el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema: el diagnóstico fue traumatismos en el cráneo y múltiples lesiones.

Según detalla el portal Infobae, el sábado por la noche, a bordo de un Peugeot 208 negro con pedido de captura, Christener raptó junto a dos cómplices a Braulio Herrera y Josefa Carrozzieri, de 70 y 67 años respectivamente, una pareja de ancianos que salía de un cumpleaños. Herrera fue al asiento de acompañante; Josefa quedó entre los dos cómplices en el asiento de atrás.

Los tres secuestradores venían de una gira caliente. No solo el auto que conducían estaba bajo pedido de captura tras ser robado el mes pasado: también habían cometido una entradera en Lomas de Zamora poco antes de secuestrar a la pareja de ancianos con el mismo coche. La familia que sufrió la entradera denunció el vehículo, lo que dispara una alerta policial.

En el camino, los secuestradores se comunicaron con un hijo de Herrera y Abduzzi para negociar un rescate de 20 mil pesos.

Sin embargo, en paralelo, otro hijo de la familia, de acuerdo a fuentes judiciales, también denunció el hecho. Un patrullero de la Policía Bonaerense vio el Peugeot 208, alertado por la denuncia de robo del auto y el reporte de la entradera reciente, sin saber nada del secuestro.

Así, el patrullero pidió apoyo y comenzó la persecución. Un segundo móvil se suma. La persecución terminó en Temperley: Christener impactó el Peugeot contra un árbol en la calle La Calandria y causó su muerte inmediata, así como la de sus dos víctimas.

Se encontraron dos pistolas en el auto, de acuerdo a información de la Procuración General de la Nación. Pericias posteriores demostraron que los secuestradores dispararon contra los patrulleros mientras huían. El Peugeot no tenía ningún impacto de bala.

De 36 años, oriundo del barrio San José en la parte este de Temperley, Christener ya había tenido roces con la ley en la provincia de Buenos Aires: había sido arrestado por robo simple en 2013 según confirman fuentes policiales, un procedimiento que estuvo a cargo de la comisaría 4° de Almirante Brown.

En 2004, once años antes, tuvo otro expediente en su contra por tenencia ilegal de arma de fuego, investigado por la UFI número 10 de Lomas de Zamora.

Christener murió, pero sus dos cómplices –César Atilio Valenzuela, de 31 años de edad, y Matías Ezequiel Maidana, de 29– sobrevivieron.

COMENTARIOS