Violencia de género

Una joven buscó a su novio en Google y descubrió que era un femicida

El testimonio de esta chica fue clave para resolver el asesinato de Ornella Ragno, ocurrido en 2013

jueves 8 de junio de 2017 - 12:19 pm

Alicia Chamorro estuvo casi un año de novia con Martín Romañach, pero no conocía su pasado oculto. Durante ese tiempo fue víctima de sus golpes, malos tratos y violaciones. Hasta que quedó embarazada e intentó alejarse de esa persona que le hacía mal.

Cuando hacía todo lo posible por sacarlo de si vida, cuando él dijo una frase que a ella la alertó. Fue por eso que se le ocurrió buscar su nombre en google y así supo que el papá del bebé que estaba esperando era un femicida.

Habían pasado ya dos años de la muerte de Ornella Ragno y el caso ya estaba prácticamente cerrado. Romañach fue investigado, pero la carátula era “averiguación de causas de muerte de una joven”.

El testimonio de Alicia fue la clave para darle un nuevo impulso y en los próximos meses, finalmente, el acusado irá a juicio por homicidio agravado por violencia de género.

Romañach apareció en su vida en mayo de 2015, al mandarle una solicitud de amistad en Facebook que aceptó porque tenían a unas compañeras del colegio secundario en común. En la primera cita que tuvieron, él le contó su versión de un episodio que había marcado su vida. “Me dijo que una vez invitó a la casa de su abuela a una chica, que tomaron algo en la terraza, y que cuando iban a tener relaciones sexuales se enredó con los pantalones y se cayó. Hasta ese momento no sospeché nada”, le explicó al portal BigBang.

Enseguida comenzaron las primeras peleas. Al principio, los motivos eran los celos de él y la falta de tiempo para verse. Pero después vinieron los maltratos físicos: le mordía los brazos y los pechos hasta hacerla sangrar para que los demás supieran que era suya. “Era un cadáver, un cuerpo golpeado. Una muerta en vida”, sostuvo la joven.

No le permitía ver a sus amigas, no la dejaba arreglarse para salir. Todo el tiempo la acusaba de engañarlo y esa era su excusa para golpearla todavía más. También llegó a drogarla. Y cuando supo que estaba embarazada, se puso más violento.

La noche de su cumpleaños fue la noche que cruzó el límite. Como ella no quiso tener relaciones, trató de ahorcarla. Alicia se puso a llorar y fue ese el momento en que él le gritó una frase que le quedó resonando: “Vos también te vas a poner a llorar”.

En las siguientes 48 horas descubrió la historia de Ornella en internet, contactó a su familia y les contó lo que había vivido. Ellos la acompañaron a declarar por primera vez al juzgado.

El abogado querellante Néstor Pardal dice que con el cambio de carátula, la pena esperada es la condena perpetua.

“No tiene escapatoria. Las pruebas son contundentes. Logramos recuperar muestras de ADN que habían desaparecido. Tras distintos exámenes se descubrió que era sangre de Romañach, lo que denota que Ornella se defendió”, explicó.

COMENTARIOS