Papa Francisco

Francisco: “Pintar al Papa como Superman es ofensivo”

El Sumo Pontífice también habló de su relación con Benedicto XVI, y recalcó que "el Papa emérito no es una estatua de museo", y que él siempre busca que éste se acerque a las actividades clericales

miércoles 5 de marzo de 2014 - 5:45 am

A poco de cumplirse un año de la designación de Jorge Bergoglio como Papa de la Iglesia Católica, el diario La Nación entrevistó al Sumo Pontífice en Santa Marta. Francisco realizó muchas declaraciones, entre ellas aseguró que no cree justo que se idealice su rol, ya que el Papa “es una persona normal”, según sus palabras.
[pullquote position=”right”]Francisco: “Pintar al Papa como Superman es ofensivo”[/pullquote]

Francisco comenzó hablando de la continuidad de ciertas acciones que llevaba cuando era cardenal primado en Argentina, como llamar a fieles que se encuentran en momentos difíciles: “Cuando uno llama es porque tiene ganas de hablar, una pregunta que hacer, un consejo que pedir. Cuando era cura en Buenos Aires, era más fácil. Y a mí me quedó esa costumbre. Es un servicio”.

En este sentido recordó un caso especial: “Una señora viuda de 80 años que había perdido a su hijo. Me escribió. Y ahora le pego una llamadita una vez por mes. Ella está feliz, y yo hago de cura. Me gusta”, enfatizó.

Con respecto a su relación con su predecesor, Benedicto XVI, recalcó que “el Papa emérito no es una estatua de museo”, y explicó que él siempre busca que se acerque a las actividades clericales: “Él es discreto, humilde, no quiere molestar. Lo hablamos y juntos llegamos a la conclusión de que era mejor que viera gente, que saliera y participara de la vida de la Iglesia”.

“Una vez vino hasta acá en ocasión de la bendición de la estatua de San Miguel Arcángel, después a un almuerzo en Santa Marta, y después de Navidad le devolví la invitación a participar del consistorio, y él aceptó. Su sabiduría es un don de Dios”, aseguró Francisco.

Ya finalizando la entrevista, el Papa dejó bien en claro que si hay algo que no le gusta de su imagen pública es que se lo idealice: “Pintar al Papa como si fuese una especie de Superman, una especie de estrella, me resulta ofensivo”, sentenció.

Y aclaró: “Cuando se dice, por ejemplo, que salgo de noche del Vaticano para ir a darles de comer a los mendigos de Via Ottaviano… Jamás se me ocurriría. El Papa es un hombre que ríe, llora, duerme tranquilo y tiene amigos como todos. Es una persona normal.”

COMENTARIOS