Inseguridad

“Dame más porque lo mato”, Stolbizer contó detalles del robo y el secuestro

La diputada nacional fue víctima de la inseguridad cuando secuestraron por media hora a su hijo y luego entraron a su casa en Castelar

jueves 1 de junio de 2017 - 9:12 am

Margarita Stolbizer y su familia sufrieron anoche una entradera en su casa y el secuestro de uno de sus hijos. Dos hombres armados se llevaron durante media hora al joven, pero lo “liberaron” al rato y entraron con él al hogar, donde robaron dinero, objetos de valor, una camioneta Volkswagen Tiguan y un Chevrolet Cruze.

La diputada nacional habló esta mañana y dio detalles de cómo fue el asalto. “Entre la una y las dos de la mañana, mi hijo más chico estaciona aquí, venia manejando mi auto, una Volkswagen Tiguan, y le cruzan adelante un Audi blanco. Se suben al auto de él y se lo llevan en la Tiguan y en el Audi. Lo pasean durante veinte minutos, media hora, llamando para pedir un rescate. Nosotros teníamos los teléfonos apagados. Dieron vueltas, lo amenazaron y lo trajeron de vuelta a casa. Yo dormía en mi dormitorio, no estaba muy dormida, detecté el ingreso de él, que me pareció raro, no escuché que la puerta se cerrara ni que pusiera la alarma”, contó.

“Inmediatamente los vi arriba, lo estaban encañonando, una pistola en la cabeza de mi hijo. Entraron a la habitación de él directo, le habían pedido plata y les dio plata que él tenía. Entraron a mi habitación, nosotros nos levantamos, permanentemente le apuntaba a él, [decían] que lo iban a matar, que les diéramos plata, preguntaban si había armas”, agregó.

Y siguió el relato: “Le di la plata que tenía, mi marido le dio lo que tenía, nos hicieron tirar al piso. Yo alcancé a ver que se llevaban zapatillas de los chicos, después me di cuenta que se llevaron una cajita que tengo con relojes, con cosas. Y después se fueron. Nos dejaron tirados en el piso y se fueron”.

“Estaban a cara descubierta. A mi hijo lo secuestraron cinco [personas], pero a mi dormitorio entraron dos. Me pareció que eran chicos de 20 y algo de años. Nosotros tratamos no mirarlos. Nos insistían que no miráramos. Nos decían: `Plata, plata, ¿hay fierros? Dame más porque lo mato´. Adentro de la casa habrán estado diez minutos, no más de eso”, contó.

COMENTARIOS