Salud

Cinco problemas de salud que te advierten los tobillos hinchados

Si bien la mala circulación es lo más común, existen otros que debemos tener en cuenta

martes 30 de mayo de 2017 - 8:04 am

Hay determinados problemas de salud que se hacen visible a través de la hinchazón de tobillos.

Hay muchos trucos para aliviar la hinchazón, como elevar las piernas, sumergir los pies en agua tibia con sal, o beber infusiones antiinflamatorias como la de diente de león.

No obstante, si el problema no remite, deberíamos acudir al especialista para ver cuál es la causa de la hinchazón.

De esta forma podremos erradicarla de raíz, además de verificar si es una advertencia que nos envía nuestro organismo de que algo no va bien.

1. Vasos sanguíneos débiles

La razón más frecuente de los pies hinchados suele ser la mala circulación. En el caso de las personas más mayores puede deberse a que los vasos se van debilitando o a un problema más grave.

En el caso de las personas más jóvenes puede responder a un problema congénito o bien a otras causas, como:

  • Postura incorrecta al sentarse.
  • Pasar muchas horas de pie.
  • Dormir en mala posición.

Si este fuera el caso, simplemente con cambiar de hábitos podría ser suficiente para solucionarlo. No obstante, no está de más consultar al médico porque también puede ser una señal temprana de insuficiencia venosa.

Las enfermedades vasculares en las extremidades inferiores se clasifican en arteriales o venosas:

  • Las arteriales pueden deberse a un defecto local en las arterias, por ejemplo, los aneurismas, o bien ser consecuencia de otras dolencias como la arteriosclerosis.
  • Las venosas incluyen várices y trombosis venosas.

2. Coágulos de sangre

Si la hinchazón ocurre en una sola pierna puede ser señal de un coágulo de sangre que esté obstruyendo las venas.

Esta hinchazón puede venir acompañada de:

  • Dolor.
  • Fiebre de bajo grado.
  • Cambios de color, como el oscurecimiento o palidez de la piel.

En cualquier caso, lo mejor será que acudas al médico cuanto antes para obtener un diagnóstico adecuado.

3. Hacer ejercicio de manera incorrecta

Si hacés ejercicio por tu cuenta propia quizá lo estés haciendo mal. Para asegurarte, observá si tenés algún tipo de hinchazón en los tobillos.

Llegados a este punto debemos tener cuidado, porque no hay que confundir la hinchazón con una inflamación de origen muscular.

  • Estas últimas son diferentes porque están acompañadas por dolor, y se sienten por dentro, en lugar de superficialmente.
  • Las inflamaciones musculares son más frecuentes en una sola extremidad, pero si se presentan en las dos, deberías preguntarte si estás haciendo ejercicio de forma incorrecta o con un mal calzado.

4. No descansar bien

Un descanso inadecuado también puede provocar cierta hinchazón fruto de la retención de líquidos.

En ese caso, es señal de estar descansando poco o alimentándose de forma deficiente.

  • Para aliviar el problema reducí el consumo de sodio, azúcares y harinas.
  • Descansá 15 minutos al día con las piernas en alto y, por supuesto, no dejes de dormir entre seis y ocho horas diarias.

5. Reacción a una medicación

Puede ser también que si estás tomando alguna medicación te haya producido algún tipo de reacción. Y es que algunos fármacos generan hinchazón como efecto colateral.

  • Lo mejor es consultar al médico: en algunos casos es un efecto que habrá que tolerar, pero en otros es un indicador de que la medicación debe regularse o cambiarse por otra.

Remedios naturales para aliviar los tobillos hinchados

Por suerte, existen determinadas soluciones naturales que te ayudarán a aliviar este problema y a rebajar las posibles molestias que pueden ocasionar.

Para ello, podés aprovechar el aceite esencial de manzanilla, o preparar un té que te servirá para dar un ligero masaje sobre el área en cuestión.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de flores de manzanilla (20 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Calentá el agua y cuando comience a hervir, echá la manzanilla.
  • Dejá que se realice la decocción durante 10 minutos.
  • Retirá del fuego y espera a que se enfríe.
  • Colá y vertí sobre las piernas de a poco.
  • Durante unos minutos, realizá masajes con movimientos circulares, desde los pies hasta las rodillas.

No olvides que, si tenés los pies hinchados y la condición no remite con estos consejos, puede ser síntoma de algún problema de salud más importante.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS