Policiales

Video: así balearon a un bombero que fue a comprar un alfajor

Juan Simón fue atacado por tres delincuentes que le dispararon a quemarropa en Villa Soldati

lunes 29 de mayo de 2017 - 5:50 am

Un bombero de la Policía de la Ciudad, de 30 años, salvó su vida providencialmente al ser baleado por un grupo de delincuentes, que lo asaltó mientras hacía una compra en un kiosco del barrio de Villa Lugano, y uno de los proyectiles se desvió en su celular.

El hecho ocurrió cuando el bombero Juan Simón se bajo de su moto en avenida Castañares y Escalada para comprar un alfajor en un kiosco.

Según puede verse en un video de una cámara de seguridad, el efectivo fue abordado por tres delincuentes y no intenta resistirse. Cuando los asaltantes notaron que llevaba una identificación de policía, comenzaron a dispararle.

Simón recibió seis balazos, en la mano izquierda, el tórax, una pierna y la clavícula, a pesar de lo cual hoy se recuperaba en el Hospital Churruca y su vida no corría peligro.

La madre del bombero aseguró que “está bien, estable, fuera de peligro y sedado” y precisó que, cuando pudo verlo, “se quebró en llanto por el recuerdo de la saña que tuvieron” los delincuentes, a pesar de que él les aseguró que “era bombero” y no un policía de calle.

“Le dijeron ‘ponete ahí que te vamos a matar’ y le dispararon a quemarropa”, sostuvo la mujer, en diálogo con el canal TN.

Entonces, “sintió un disparo en el pecho, que se detuvo en el celular que tenía en el bolsillo de la campera”, aseguró, por lo que consideró que fue “un milagro” que no lo mataran.

Asimismo, destacó que su hijo sintió que “estuvo mucho tiempo solo en el piso, sin recibir apoyo de nadie y vio que la gente cerraba las ventanas y no salía nadie” a brindarle ayuda.

“Él lo único que deseaba era que pararan de disparar”, agregó, y relató que, además de la bala que desvió el teléfono, “solo una bala le destrozó una pierna y otros impactos fueron no tan graves”.

Asimismo, la mujer se quejó porque, aún cuando su hijo es bombero y su trabajo no implica el uso de armas, está obligado a portar su pistola reglamentaria por las normas que rigen la Policía, lo que puso en riesgo al joven.

En ese sentido, un testigo destacó que Simón “se cubre donde tenía el arma” cuando es abordado por los delincuentes, intentando evitar que se la descubran.

El muchacho, quien dialogó con TN sin mostrar su rostro por temor a los delincuentes, agregó que, cuando los ladrones notaron que era policía “le empiezan a pegar, él les dijo ‘no me mates’ entonces lo arrinconaron” y llegó otro joven “muy loco” que le disparó.

El bombero, sostuvo el testigo, “jamás” intentó resistirse y aseguró que los vecinos llamaron “a la ambulancia”, pero “tardó un montón, el muchacho empezó a temblar, la gente del barrio lo vino a ayudar” y estaba “muy mal”, señaló.

Fuente: DyN

COMENTARIOS