Boca Juniors

Arde Boca: Gigliotti y el “Cata” Díaz, en medio de insultos, casi terminaron a las piñas

Luego de la derrota ante Vélez, los dirigidos por Bianchi sufrieron un duro golpe psicológico y luego de una recriminación del "Cata", Gigliotti no soportó y comenzaron los insultos, que siguieron de una pelea física, que no llegó a mayores por intervención de sus compañeros

lunes 3 de marzo de 2014 - 10:35 pm

Boca Juniors arde. Sumados a los malos resultados del 2014, las lesiones, las críticas al cuerpo técnico y a los jugadores y las enormes expectativas de la dirigencia y del hincha xeneize, se suman problemas internas dentro del plantel.[pullquote position=”right”] Arde Boca: Gigliotti y el “Cata” Díaz, en medio de insultos, casi terminaron a las piñas[/pullquote]

Este tipo de fricciones no son ajenas al duro momento por el cual atraviesa el club de la rivera, que no sólo no logra victorias sino tampoco volumen de juego o identidad como equipo. Pese a la victoria ante Estudiantes de la Plata, con Román en cancha, que hizo ilusionar a más de uno, llegó el balde de agua fría con la derrota ante Vélez, que mostró mucha más contundencia y buen juego que los xeneizes.

Mientras los jugadores aún permanecían en el vestuario del estadio del club de Liniers, dos de ellos se trenzaron fuertemente y el resto de los compañeros tuvo que intervenir para que la situación no se terminara de desmadrar. Se trató de Daniel Díaz y Emmanuel Gigliotti. ¿Qué fue lo que inició la trifulca? El ‘Cata’ le recriminó al ‘Puma’ por sus constantes ademanes dentro del campo de juego reclamando cuando no le llegaba el balón. El delantero no soportó los reproches del central y comenzaron a intercambiar fuertes insultos que provocaron que la situación se tensara cada vez más e intentaran resolverla a los golpes. Fue en ese momento cuando el resto de los futbolistas debió detener la trifulca.

Aún no se sabe si se sancionará a los jugadores, aunque Boca no parece poder pisar tierra y salir del duro momento que le toca atravesar, con un Bianchi en la cuerda floja.

COMENTARIOS