Elecciones 2017

El Gobierno apoyará a Carrió pero quiere conocer a sus informantes

El presidente Mauricio Macri le pidió a varios emisarios que contengan a la jefa de la Coalición Cívica (CC); buscan que la diputada comparta información antes de denunciarla

domingo 28 de mayo de 2017 - 8:54 am

La reedición de la guerra de los espías y las denuncias de la diputada Elisa Carrió contra el propio Gobierno enojaron y preocuparon al presidente Mauricio Macri.

Según detalla le diario La Nación, el mandatario le pidió a varios emisarios que contengan a la jefa de la Coalición Cívica (CC) antes de que lance sus acusasiones explosivas, que podrían dañar a Cambiemos a cinco meses de las elecciones del 22 de octubre.

Es así como durante la semana, la vieron o la llamaron, por separado, el jefe del Gabinete, Marcos Peña; el vicejefe Mario Quintana, el jefe de asesores de la Casa Rosada, José Torello, la diputada Cornelia Schimdt y el diputado del Parlasur Fabián “Pepín” Rodríguez Simón.

En las declaraciones públicas ante la prensa los funcionarios tienen orden de subrayar que Carrió es el símbolo de la transparencia de Cambiemos.

Pero puertas adentro hay fuerte enojo con sus formas: sus denuncias desafían la autoridad de Macri y le marcan la cancha.

“Lo que le criticamos es que antes de denunciar al Gobierno por radio y televisión, y tomarnos por sorpresa, sería sano conversarlo antes entre todos y aclarar las cuestiones”, dijo uno de los nexos entre Macri y la diputada.

“Tratamos de decírselo muchas veces. Pero ella es así, no nos avisa. Nos enteramos del incendio por los diarios. Algunos pudimos evitar”, dijo otro.

“Si acá le ocultamos información, tendría todo el derecho. Pero todos la escuchamos porque representa los valores de Cambiemos”, dicen en Balcarce 50.

poli2

El Presidente la considera una aliada fundamental de Cambiemos. Sin embargo, desde su entorno se comenzó a preocupar el origen de su información y de sus denuncias.

En el primer piso de la Casa Rosada causó asombro la fotografía publicada por el diario Clarin el miércoles último en una nota sobre un supuesto espionaje ilegal a Carrió. Se la veía a ella reunida en Paraguay, en la mesa de un bar a la calle, con el mayor retirado Alejandro Camino, que vive en Asunción.

Camino es argentino y revistó en la Jefatura II (J-2) de Inteligencia del Ejército (J-2). En el Gobierno lo vinculan con el ex jefe de Inteligencia militar y ex jefe del Ejército César Milani, detenido y procesado por crímenes de lesa humanidad en la dictadura militar. Milani fue mano derecha en inteligencia de la ex presidenta Cristina Kirchner.

Carrió explicó a Clarín que su reunión con Camino era para “buscar información” sobre narcotráfico.

Pero en la Casa Rosada desconfían del submundo de la inteligencia, cruzado por oscuros enfrentamientos difíciles de descifrar.

“Ese mundo de la inteligencia hay que concerlo bien. Y a todos nos pueden inducir al error con intereses diversos”, comentaron en Balcarce 50.

Por ello, Macri ordenó a varios colaboradores que intercedieran ante Carrió para contenerla y pedirle que compartiera su información acerca de los funcionarios a los que acusaba y las pruebas que tiene.

COMENTARIOS