Economía

Crisis en Brasil: cuáles son los sectores argentinos que están más afectados

Lo que pase dependerá de quiénes asuman el poder, de su credibilidad y de sus políticas

domingo 28 de mayo de 2017 - 8:39 am

Puntos a tomar en cuenta en materia económica. Dos tercios de las exportaciones argentinas de automóviles, otros vehículos y autopartes tienen por destino a Brasil.

Según detalla el diario La Nación, el monto involucrado en esas operaciones en 2016, US$ 3355 millones, es apenas un poco más que la mitad que el de 2014, no demasiado tiempo atrás.

En la industria plástica, los números son más modestos, pero la “brasildependencia” en el comercio tiene un peso no menor: los poco más de US$ 540 millones que hubo en ventas el año pasado al país vecino, representaron el 56% de las exportaciones totales del rubro.

También orientan a igual destino la mayor parte de sus ventas fuera de las fronteras, sectores como los de bienes fabricados con caucho (66%), productos de la industria molinera (64%) y pastas de madera o celulosa (83%), según las estadísticas publicadas por el Centro de Comercio Internacional.

Varias economías regionales también entran en cuadro: según destaca Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI, casi la mitad de las exportaciones de hortalizas y legumbres sin elaborar va a Brasil, en tanto que entre los productos preparados con esos insumos, dos de cada diez dólares de las ventas al exterior son por compras del país vecino.

El más reciente capítulo de la crisis política de Brasil llegó justo cuando se conocían los primeros indicadores de un repunte en la actividad económica de ese país. Esos datos significaron un alivio para la Argentina y, principalmente, para los sectores más sensibles por su alto nivel de vinculación con el socio del Mercosur.

¿Cuál será el efecto de los nuevos ruidos en casa del vecino? En principio, hay quienes sostienen que la proyección de un leve crecimiento no variaría significativamente: tal vez, señalan, el 0,5% estimado para 2017 (una proyección que ya contemplaba escándalos políticos) caiga unas décimas, pero sin que el número gire hacia el signo negativo. Más difícil es intentar acertar algo para el mediano plazo, porque lo que pase dependerá de quiénes asuman el poder, de su credibilidad y de sus políticas.

De este lado de la frontera, mientras tanto, las estrategias posibles para despegarse en algo del vecino en problemas son, según se advierte, de mediano o largo plazo. Los datos de 2016 muestran que, con ventas por US$ 9027 millones, Brasil es, por lejos el principal comprador externo de bienes locales.

De la caída total que tuvieron las exportaciones argentinas en los últimos años, ese país explica el 45%, y sólo en 2016, mientras que el monto total de ventas tuvo una recuperación de 1,7%, el vinculado a las operaciones con el mercado brasileño cayó más de 10%.

La apertura de mercados de exportación y las necesarias mejoras en la competitividad son metas que no se alcanzan de inmediato.

“Gran parte de lo exportado a Brasil es de alto valor agregado y eso hace que no se pueda reemplazar por otros mercados en un corto plazo: del total vendido al mundo, un 16% va a este mercado, pero si sólo se consideran las manufacturas de origen industrial, esa participación trepa al 34%. Si se cae un mercado al que van productos más básicos, es más rápido lograr un reemplazo”, señala el economista Dante Sica, director de Abeceb.

Según Belén Rubio, economista jefe de la Fundación Capital, hay actividades locales más sensibles que otras a los movimientos del valor del real frente al dólar. Y en ese grupo cita, además del automotor, a los sectores textiles, del calzado, de aparatos de uso doméstico y de productos del caucho y la madera.

En los rubros de textiles y confecciones, en los que la balanza es deficitaria, el peso de las exportaciones es igualmente alto: Rubio los ubica entre los que tienen más del 40% de sus ventas al exterior atadas a Brasil, un rasgo que comparten con la producción de materiales para transporte o la de frutas secas.

COMENTARIOS