Donald Trump Presidente

El matrimonio de Trump en la mirada de todo el mundo

Durante su primer viaje oficial al extranjero, Melania estuvo mucho más expuesta y visible que nunca en lo que lleva el mandato de su marido

sábado 27 de mayo de 2017 - 9:51 am

Ahora que Melania Trump acompañó a su esposo en su primer viaje oficial al extranjero, la opinión pública pudo tener una impresión de la dinámica de la pareja presidencial norteamericana.

Según detalla el diario La Nación, la primera dama, que se quedó viviendo en Nueva York cuando Trump se mudó a Washington, estuvo mucho más expuesta y visible que nunca en lo que lleva el mandato de su marido.

Melania acompañó a su esposo, por lo general uno o dos pasos atrás, mientras Trump saludaba a sus pares extranjeros.

También estuvo a su lado cuando firmaba libros de visitantes, y hasta salió sola un par de veces. Pero su principal tarea fue acompañar al presidente.

Ver juntos a los Trump durante el curso de un viaje de nueve días suscitó la típica fascinación de los norteamericanos por las parejas de la Casa Blanca. ¿Se tomaron de la mano? No siempre. ¿Se miraron amorosamente o con complicidad? Nunca, al menos ante las cámaras.

En el segundo tramo del viaje avanzaron por la plataforma del aeropuerto Ben Gurion, en Israel, y en un momento el presidente extendió la mano hacía atrás para agarrar la de su esposa, pero ella pareció esquivarlo con un veloz giro de muñeca.

Al día siguiente, al partir de Israel, caminaron tomados de la mano hacia el Air Force One. Pero ese momento de conexión entre ambos recibió mucha menos atención que el supuesto desaire del día anterior.

Hace meses que los críticos de Trump se preguntan si el matrimonio presidencial está felizmente casado. Los amigos de la pareja, por su parte, aseguran que es así.

“Pondría mis manos en el fuego, porque son súper, superfelices”, dice Paolo Zampolli, el empresario de Manhattan que presentó a los Trump durante una fiesta del New York Fashion Week de la que fue anfitrión en 1998 y que sigue siendo amigo de la pareja.

Melania se describe a sí misma como una mujer que apoya a su esposo. “Sabemos cuál es el rol de cada uno y estamos contentos con eso”, le dijo a la revista Parenting hace unos años. “Creo que el error que comete mucha gente es tratar de cambiar al hombre que aman después de casarse. Nadie cambia a nadie.”

El presidente, por su parte, no se cansa de decir que Melania está haciendo un gran trabajo como primera dama. “Ella es de la mejor calidad que uno pueda encontrar, y eso que la conozco hace mucho tiempo?”, dijo a principios de este año.

También ha usado términos aún más burdos para elogiarla. En una reciente conversación a bordo del Air Force One, Trump se jactó ante un seguidor de que su esposa “es una Jacky O con esteroides”.

La pareja presidencial lleva 12 años de matrimonio y 17 de estar juntos. La personalidad que exhiben en público cada uno de ellos sugiere una típica dinámica de atracción de los opuestos: él es impulsivo y contundente, mientras que ella es callada y cautelosa.

COMENTARIOS