Recreo Bizarro

Un hombre se apodero de una ambulancia y traslado a su padre, con un ACV, hasta un hospital 

Fuentes de la Jefatura Departamental de Necochea informaron a DyN que el hecho se produjo en la tarde del sábado, alrededor de las 16.30

lunes 3 de marzo de 2014 - 2:57 pm

Un hombre se apoderó de una ambulancia de una sala de primeros auxilios de la ciudad bonaerense de Quequén y trasladó de urgencia hasta el hospital de Necochea a su padre, que había sufrido un accidente cerebro vascular (ACV), para que lo atendieran.

Fuentes de la Jefatura Departamental de Necochea informaron a DyN que el hecho se produjo en la tarde del sábado, alrededor de las 16.30, en la salita ubicada en la calle 502, entre 519 y 521, de Quequén, adonde llegó Miguel Angel Alcove, de 39 años, con su padre, de 60 años y de igual nombre, afectado por un ACV.[pullquote position=”right”]Un hombre se apodero de una ambulancia y traslado a su padre, víctima de un ACV, hasta un hospital[/pullquote]

Cuando la médica y el chofer asistían al paciente en la ambulancia, molesto por la demora, el hijo se sentó en la ambulancia y condujo hasta el hospital “Emilio Ferreyra” de Necochea, llevándose a los dos empleados en su interior.

La policía, alertada del hecho, no detuvo el paso de la ambulancia y al llegar al hospital demoró al conductor hasta que la fiscal de turno Eugenia Quaglaroli, titular de la UFI 1 de Necochea, no dispuso ninguna medida en su contra por entender que actuó bajo una crisis nerviosa al ver en peligro de vida a su padre, destacaron las fuentes.

“Hace un rato literalmente le secuestraron la ambulancia con paciente y médica incluida al chofer y la manejó un desconocido hasta el hospital. Esto se suma a todo lo que venimos denunciando y es de público conocimiento. ¿Qué están esperando para reaccionar, una desgracia mayor para salir a caretearla y solidarizarse en los medios?”, indicó en Facebook Liliana Rodríguez, enfermera de la salita de Quequén donde ocurrió el hecho.

En tanto, Gabriela Morosi, esposa del hombre que manejó la ambulancia, se quejó sin embargo que cuando llegaron al lugar “no salió nadie de la sala”.

“Nadie secuestró a nadie, simplemente manejó la ambulancia hasta el hospital porque la médica y el chofer no sabían ni dónde estaban parados. Desde que llegó el paciente a la salita hasta que salió la doctora pasaron entre 20 y 25 minutos, cuando ella tendría que estar preparada para cualquier ocasión”, manifestó la mujer a los medios locales.

COMENTARIOS