Derechos Humanos

Provincia: por ley, los desaparecidos serán 30.000

Se deja establecido que el último gobierno de facto de 1976 a 1983 fue "una dictadura cívico-militar"

domingo 21 de mayo de 2017 - 9:29 am

Una ley sancionada por la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, y cuyo autor fuera el senador peronista y ex intendente de Lanús, Darío Díaz Pérez, obliga a los tres poderes de la provincia, en las comunicaciones oficiales, a referirse al período 76-83 como “Dictadura Cívico-Militar” y a proclamar el número de 30.000, junto a la expresión “Desaparecidos”.

Lamentablemente, nuestra historia padeció muchas dictaduras, y todas ellas tuvieron componentes cívicos y militares. El hecho de que la última dictadura haya sido la peor, no implica que se deba desatender la existencia de otras.

Por ejemplo, aquella que dio origen al peronismo, y que elevó al Coronel Perón al cargo de vicepresidente. Si cada vez que las autoridades provinciales se refieren al período 76-83 deben hacerlo mediante la expresión “Dictadura Cívico-Militar” (como si se tratase de la única dictadura cívico-militar), a lo que se las está obligando es a negar implícitamente una parte de la historia. Se las obliga, en definitiva, a negar implícitamente, la existencia de otras dictaduras cívico-militares.

Respecto de la obligatoriedad de consignar el número de 30.000 seguido de la expresión “Desaparecidos”, la cuestión es más grave aún.

En efecto, el informe que hizo público el pasado año la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación indica que, según el Registro Único de Víctimas de Terrorismo de Estado (creado durante el kirchnerismo y continuado por el actual gobierno) los desaparecidos registrados del período 76-83 son 6.348.

Según indica el portal Tribuna de Periodistas, la diferencia entre el número registrado y el número mítico o simbólico es en exceso abrumadora, como para que un estado provincial se autoimponga el deber de proclamar –sin sustento alguno- una cifra de desaparecidos casi cinco veces superior.

ley

Pero además, al utilizarse con exclusividad la expresión “Desaparecidos” se oculta a las víctimas de asesinato que no padecieron la desaparición forzada.

Esas víctimas, en la etapa 76-83, ascienden a un total de 952, y son completamente olvidadas por la flamante norma.

COMENTARIOS