Judiciales

Manejó a 240 Km/h y no va a prisión: aceptan la propuesta de Radetic

El piloto realizará tareas comunitarias y donaciones a Los Piletones. No manejará por dos años

martes 16 de mayo de 2017 - 6:00 am

El piloto de automovilismo Alejandro Radetic, acusado de correr picadas a más de 240 kilómetros por hora en la ciudad de Buenos Aires, dijo estar “arrepentido” y ofreció ante el fiscal Gonzalo Viña realizar tareas comunitarias, donaciones, permanecer dos años sin conducir y aceptar una condena de un año de prisión en suspenso.

De esta forma, Radetic evitará la prisión al acordar un juicio abreviado en el que acepta realizar 50 horas de charlas en la Agencia de Seguridad Vial, dos años de inhabilitación para manejar, concurrir a cursos de reeducación civil y donar al comedor Los Piletones su Porsche Cayenne. La iniciativa de la defensa buscaba que el piloto sea sometido a un juicio abreviado y eludir un eventual juicio oral.

El abogado del piloto, Rodolfo Baqué, dijo en declaraciones al canal Todo Noticias (TN) que Radetic afirmó estar “arrepentido” y destacó que se trata de “un gesto en un país donde nadie reconoce sus errores”.

“Tiene que ser un mensaje para los que piensan que correr picadas no trae consecuencias”, expresó el abogado, y advirtió que “sí, trae consecuencias”.

Radetic, de 36 años, fue detenido por orden del juez Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad, acusado de “conducción riesgosa en concurso con daño agravado”, delito penado con entre seis meses y siete años de prisión, aunque recuperó la libertad cuatro días después.

El piloto fue detectado en videos corriendo picadas en la avenida 9 de Julio de la ciudad de Buenos Aires a más de 240 kilómetros por hora junto a otro conductor, identificado como Alejandro Biscardi, que permanece prófugo.

Las camionetas que intervinieron en la picada, Dodge RAM y Porsche Cayenne, en tanto, fueron secuestradas la semana pasada en dos operativos realizados por la policía porteña en Caballito y Palermo, a raíz de una orden del fiscal Gonzalo Viña.

Fuente: DyN

COMENTARIOS