Economía

Baja de Ingresos Brutos: qué pasará con los créditos hipotecarios

En los últimos días, se promulgó la ley que trae un alivio impositivo y se espera un abaratamiento de las cuotas. Los bancos aún no dan definiciones

lunes 15 de mayo de 2017 - 6:17 am

Novedades a considerar en materia de finanzas. El gobierno de la ciudad de Buenos Aires promulgó el jueves último la ley local que reduce del 7 al 1,5% la tasa de Ingresos Brutos para el caso de préstamos hipotecarios destinados a la compra, construcción o ampliación de vivienda familiar.

Según detalla el diario La Nación, la medida fue aprobada con la intención de incentivar las operaciones de ese tipo, en un momento en que crece en las entidades la cantidad de consultas, dado el ofrecimiento de créditos que, al tener un ajuste por inflación, permiten reducir el valor de la cuota inicial y, por tanto, también el ingreso mínimo requerido para calificar y obtener el dinero prestado.

Cuando se envió el proyecto a la Legislatura, que aprobó la norma a fines de abril, desde el gobierno porteño se dijo que, por la forma en que se calcula el impuesto, las cuotas deberían bajar entre un 10 y un 15%, tanto en las operaciones crediticias futuras como en las que están ahora en curso de pago.

Sin embargo, por ahora las entidades dicen no tener definido de cuánto será la rebaja. Fuentes de una decena de bancos -entre ellos, Nación, Ciudad, Santander e ICBC- coincidieron en señalar que están analizando en estos días cuál será el porcentaje en que bajarán las cuotas.

Sin definiciones concretas, en el mercado hay quienes calculan que el impacto se traduciría en una baja del valor de las cuotas que rondaría el 10%, sin ir más allá de ese porcentaje.

También se señala que, dependiendo de la decisión de cada entidad, se modificaría o no el valor de los montos mensuales para saldar los préstamos ya vigentes. En el Ciudad, por caso, sí afirmaron que aplicarán rebajas en esos casos.

Lo cierto es que la nueva norma no obliga a las entidades a reducir las cuotas, según afirmaron los directivos del sector y según confirmaron en el Banco Central.

Pero sí las induce a actuar en ese sentido, como consecuencia lógica del alivio de una carga fiscal que es del banco pero que en la práctica se traslada al precio (en mayor o en menor medida, según la política comercial para cada producto) que, en este caso, es la tasa de interés.

Ingresos Brutos es un tributo que pesa sobre los intereses y, en los créditos con actualización por inflación como los nominados en UVA, también sobre los montos que surgen de ese ajuste mensual del valor de las cuotas.

COMENTARIOS