Policiales

Cartasegna contó detalles del ataque: “Me hizo escribir ‘Nisman’ con azúcar y lamer el piso”

El fiscal está con licencia por tiempo indeterminado y con custodia en su casa de Gonnet. Sus allegados aclararon que "él mismo se pidió peritajes psiquiátricos y psicológicos" y que "el lunes irá a Sanidad para que lo revisen y así poder reintegrarse a su trabajo"

domingo 7 de mayo de 2017 - 6:36 pm

Fernando Cartasegna, el fiscal de La Plata que fue atacado el pasado miércoles en su despacho, donde apareció maniatado, sostuvo en su declaración ante la justicia que fue torturado y amenazado de muerte por sus agresores.

“Pensé en las cosas que no había hecho. En el tiempo que no le di a mis hijos. En que iba a morirme en la fiscalía”, fue lo primero que dijo Cartasegna al declarar en la causa a cargo de la fiscal Betina Lacki, según publicó Infobae.

Cartasegna había mandado a la custodia a revisar su vivienda, ya que consideraba a su despacho “un lugar seguro”.

El fiscal recibió en su iWatch que había recibido un mensaje en el celular. Como no lo tenía a mano, fue a buscarlo a donde lo había dejado: el sector de atención al público de la mesa de entradas, donde sufriría el ataque.

De acuerdo declaró en sede judicial, se encontraba en el lugar cuando un hombre lo sorprendió por la espalda colocándole un lazo en el cuello: “Nos vamos a manejar por acá y vamos a juntar unas cosas”, contó que le dijo el hombre.

Según su testimonio, el agresor lo amordazó con cinta adhesiva, después de forzarlo a meterse en la boca varios papeles. Reveló, además, que en ese “paseo” él tiró un legajo que el atacante le ordenó levantar, diciéndole “acá tiene que quedar todo como está” y le pegó “unos golpecitos, a modo de correctivo, con un palo de escobillón”.

Cuando regresaron a su despacho, afirmó que el agresor, del que únicamente vio su frente en el reflejo de un vidrio, lo obligó a arrodillarse “para rezar, porque se que iba a morir”.

En ese momento, el fiscal tuvo la sensación de que lo estaba filmando con un celular, “por el reflejo de una luz”, contó.

Luego le ordenó que entrara en su oficina “en cuatro patas, como un perro”, y señalándole un sector donde había varios expedientes, le indicó “por esta causa es que te estás muriendo”. Cartasegna declaró que no pudo preguntarle por cuál.

El fiscal aseguró además que el agresor lo obligó a escribir “Nisman” con azúcar en el piso, y a lamer de costado cada letra porque “no le gustaba cómo quedaba” la palabra. Por ejemplo, quería que la “I” fuera recta y la “N” sea “derechita”.

En otro de los pasajes del relato, afirmó que el delincuente insistió en llamar a los hijos del fiscal para que escucharan “cómo iba dejando de respirar”.

COMENTARIOS