Amenazas a Cartasegna

Ataque al fiscal Cartasegna: las principales pistas de los investigadores

Crecía la idea de que el funcionario judicial habría sido víctima de una organización dedicada a la trata de personas y que podría tener vínculos con la policía

viernes 5 de mayo de 2017 - 5:27 am

La justicia bonaerense investigaba anoche varias hipótesis sobre el ataque sufrido por el fiscal Fernando Cartasegna en su despacho de los tribunales de esta ciudad.

Entre estas, crecía la idea de que el funcionario judicial habría sido víctima de una organización dedicada a la trata de personas y que podría tener vínculos con la policía.

El ataque “no lo debemos asociar con la causa colateral de los sobres”, había dicho el procurador de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand. Los investigadores deslizaron que podría tener relación con una causa que investigó hace tiempo y que todavía hay asuntos pendientes.

“Me da la impresión de que esto tiene que ver con algo de revancha, más que con una investigación en curso”, dijo una fuente con acceso al expediente.

Ayer, tras recibir el alta en el Hospital Italiano de esta ciudad, Cartasegna salió a decir que no se trató de una entrega de alguien cercano a su despacho.

“No había forma de que me pasara algo. Si las cosas son como yo las recuerdo, todos se darán cuenta de que lo que se hizo estaba muy planeado”, aseguró el fiscal.

Según detalla el diario La Nación, Cartasegna fue encontrado en su oficina, atado boca abajo, con los brazos y las piernas sujetados a la espalda con cables de computadora. Lo amordazaron y lo intimidaron con dañar a su familia. Lo asfixiaron y tras dejarlo atado escribieron la palabra Nisman con azúcar en el piso.

“No puedo contar lo que pasó, la fiscal me pidió mucha prudencia. No sé qué fue lo que pasó, me han dado mucho medicamento y no puedo reconstruir lo que pasó”, dijo el fiscal en declaraciones a Radio El Mundo. “No entiendo qué fue lo que pasó, estoy muy perdido, fue todo muy confuso. No quiero decir algo y después contradecirme”, insistió.

Cartasegna tenía asignados dos policías de custodia: el subcomisario de la policía bonaerense Juan Ramírez y el oficial principal Mauricio Catalán, que en el momento del ataque no estaban en su puesto porque los habían mandado a hacer un trámite personal.

Eso fue lo que declararon los dos uniformados ante las autoridades de la División Custodias Especiales de la policía bonaerense.

“Es algo común que los funcionarios que tienen custodia los utilicen para hacer trámites personales”, dijo una fuente oficial.

Lo cierto es que el caso podría tomar un nuevo rumbo cuando se terminen de analizar las imágenes de las cámaras de seguridad del perímetro de tribunales.

En ella quizá fue captado el momento en que el agresor salió de los tribunales y también la secuencia del primer ataque, cuando Cartasegna dijo que fue agredido a pocos metros de la fiscalía el sábado pasado.

Si bien los ministros y distintos funcionarios del gobierno de María Eugenia Vidal se llamaron a silencio, fuentes oficiales contaron que un auxiliar del fiscal Cartasegna fue sorprendido cuando salía del baño, donde encontraron un panfleto con la leyenda “Conozca el próximo Nisman”.

COMENTARIOS