Política y Negocios

Claves para entender la visita del dueño de Alibabá

El chino Jack Ma acepta tener más de 30.000 millones de dólares; ese dato lo convierte en uno de los hombres más ricos del mundo

jueves 4 de mayo de 2017 - 5:42 am

Detalles para entender la visita del magnate chino Jack Ma (dueño del portal de ventas Alibabá) a la Argentina. El protagonista acepta tener más de 30.000 millones de dólares lo que lo convierte en uno de los hombres más ricos del mundo.

Extraña paradoja de un régimen comunista donde nueve de los diez más adinerados son, casualmente, miembros de la “nomenklatura” del Dragón.

Según indica el portal Tribuna de Periodistas, en esa conocida firma Alibabá figuran también hijos y nietos de los “próceres” de la revolución comunista como Deng Xiaoping, Yan Zeming, Hu Jintao y el actual premier Xi Jimping.

¿Es este tipo el dueño real de semejante fortuna o es apenas el simple “palo blanco” de la organización partidaria?

Mientras el PCCh vocifera a cada minuto a favor de la igualdad y el socialismo, su gobierno crea una nueva clase política y económica que esclaviza sin miramientos, a sangre y fuego, al resto de la sociedad.

El llamado “Crédito social” que Jack Ma ha ayudado a crear es la dictadura perfecta del Siglo XXI.

Los cientos de millones de chinos no pueden votar a sus gobernantes pero el Estado todopoderoso sí le puede dar una nota a cada uno de los habitantes de su país.

Aunque resulte increíble, de acuerdo a esta puntuación, los ciudadanos podrán conseguir determinados trabajos o acceder a líneas de créditos.

Guillermo Moreno, ex Secretario de Comercio de la Nación, le abrió las puertas de par en par durante los años kirchneristas a este impresentable merced a las restricciones ridículas que impuso para importar bienes (salvo que fueran chinos).

El Pro fue aún más allá y le entrega nuestro mercado a un tipo que va a dejar sin trabajo a cientos de miles de compatriotas cuando nos inunde con el suicida régimen “puerta a puerta” que impulsan Macri y el capo de la AFIP, Alberto Abad.

COMENTARIOS