Mundo

Ejemplar condena contra el hombre que le arrancó los ojos a su pareja

El caso conmocionó a Chile. Una mujer llamada Nabila Rifo, de 28 años, había sido atacada por el padre de dos de sus hijos

miércoles 3 de mayo de 2017 - 8:49 am

Hay un caso de agresión a una mujer que conmovió a todo un país. El 14 de mayo de 2016 todo Chile amaneció con una noticia que nadie imagina en una nación civilizada.

Una mujer llamada Nabila Rifo, de 28 años, había sido atacada por su pareja y padre de dos de sus hijos. El ataque fue casi tomado de una tragedia griega: el hombre le arrancó los ojos con sus manos.

Según detalla el diario Clarín, en Chile las mujeres están muy desprotegidas. El país todavía no pudo aprobar una ley para castigar el acoso callejero. Y este año ya se han registrado dos docenas de femicidios.

Y Nabila, que sobrevivió, se convirtió en un símbolo. La noche del 13 de mayo de un año atrás estaba en su casa con Mauricio Ortega, su pareja. En Coyhaique, una ciudad ubicada a 1.400 kilómetros de Santiago.

Era una pareja despareja. No por los 13 años que él le llevaba, sino porque ella era la que trabajaba y debía pasar el sueldo a un vago empedernido.

Hacía mucho frío ese día de mayo. Los hijos de Nabila dormían. La pareja estaba junto a unos amigos. Bebiendo en exceso. Y Mauricio empezó a gritar e insultar a Nabila. Un guión que se repetía desde hacía años.

Lo que le decía a Nabila era siempre lo mismo. La trataba de p… malagradecida. Cuando quiso empezar a golpearla, como siempre, los amigos lo detuvieron. Pero ya de madrugada los amigos se fueron. Y vino lo peor.

A las seis de la mañana Nabila salió corriendo de su casa rumbo a la de su madre, a cuatro cuadras de allí. Ortega la perseguía. Fueron 89 metros de huída. La Justicia los midió.

El hombre la alcanzó y empezó a golpearla en la cabeza con una piedra. Hasta que la mujer cayó desmayada. El hombre se fue. Sólo unos metros.

Por culpa de ese hombre, Nabila pasó de ser una mujer dichosa a estar sumida en la tristeza. Sólo sus cuatro hijos la mantenían en pie. Eran y son su pasión. Y Ortega, que sabía que ella lo quería abandonar, la amenazaba con quitarle la potestad de las dos criaturas que tuvieron juntos.

caso2

El caso de Nabila se convirtió en el caso emblema para todas las mujeres golpeadas en Chile. La presidenta Michelle Bachelet fue a visitarla varias veces a su casa: “La violencia sufrida por Nabila Rifo es la expresión del país que no queremos. Que su sufrimiento nunca deje de conmovernos y llamarnos a cambiar”, dijo la mandataria en una oportunidad.

En el juicio declararon 50 testigos y 12 forenses. Y ella soportó con entereza al abogado defensor de su pareja, que la hostigó de manera cruel sin ser reprendido. Incluso, una vez, quiso dejarla ante los ojos de la gente como una cualquiera. El abogado dijo: “Que se puede esperar y pensar de una mujer que muchas veces no usa ropa interior”.

El tribunal de Coyhaique, en un increíble fallo dividido de dos votos contra uno, determinó que Ortega fue el responsable del ataque. Él nunca se arrepintió. Y hoy, martes 2 de mayo, esperó la condena. Todo Chile la esperaba.

El castigo que le dieron a Ortega fue el pedido por la Fiscalía. Dividido en tres partes. Por el delito de violación de morada de manera violenta, 540 días. Por femicidio frustrado, 12 años y 180 días. Por el delito de lesiones graves gravísimas (sic), 12 años y 180 días.

En total, serán 26 años de cárcel. Además, cumplidas dichas penas, Ortega tendrá la prohibición de acercarse a la víctima y a sus familiares por dos años.

COMENTARIOS