Derechos Humanos

Militar retirado pidió asilo en la Nunciatura y no lo dejaron entrar

Emilio Guillermo Nani combatió en Malvinas y participó en 1989 de la recuperación del cuartel militar de La Tablada

miércoles 3 de mayo de 2017 - 8:17 am

Un militar retirado que está siendo investigado en un juicio por delitos de lesa humanidad pidió asilo diplomático en la Nunciatura Apostólica en la Argentina, por considerarse perseguido político.

Según detalla el diario La Nación, en la sede diplomática del Vaticano no le permitieron ingresar, por lo que debió conformarse con dejar una nota.

El hecho fue protagonizado por el teniente coronel retirado Emilio Guillermo Nani, quien al mediodía se dirigió a la señorial sede de Avenida y Alvear y Montevideo, luego de tomar conocimiento de que un juez federal de Mar del Plata estaría por dictar una orden de detención en su contra.

Así lo confirmó el abogado del militar, el doctor Eduardo San Emeterio, quien explicó que Nani fue atendido por una secretaria de la Nunciatura, quien le informó que el nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, no se encontraba en el lugar, ya que hasta el viernes participa de la asamblea plenaria del Episcopado, que se desarrolla en Pilar.

“Tampoco pudo hablar con otra autoridad de la Nunciatura, por lo que mi defendido entregó una nota en la que detalla su situación de perseguido político”, explicó su abogado.

Nani, de 71 años, combatió en Malvinas y participó en 1989 de la recuperación del cuartel militar de La Tablada -ante el ataque del Movimiento Todos por la Patria (MTP)-, donde fue herido de gravedad, al recibir un balazo en el ojo, por lo que hoy utiliza un parche.

En su momento fue condecorado por el entonces presidente Raúl Alfonsín “por haber defendido las instituciones”, pero una década después devolvió la distinción al sentirse defraudado por el trato que recibió el Ejército en los sucesivos gobiernos.

En la nota dejada al nuncio, de cuatro carillas, Nani fundamenta el pedido de asilo y advierte que lo hace “debido a la ausencia casi absoluta, en mi país, de garantías constitucionales y procesales para quienes tuvimos la responsabilidad de participar en la guerra contraterrorista, ordenada por gobiernos democráticos”.

Según denuncia el propio militar, el juez federal Santiago Inchausti, titular de los juzgados 1 y 3 de Mar del Plata, “habría resuelto ordenar” su captura para procesarlo por delitos de lesa humanidad.

Nani actuó en el Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601 (GADA 601), con asiento en esa ciudad. “Nunca fue imputado ni citado en ninguna causa de lesa humanidad”, acotó su letrado.

COMENTARIOS