Crisis en Venezuela

Arde Venezuela: Maduro se radicaliza y la oposición llama a la rebelión

El presidente venezolano busca "refundar" el estado y amenaza con disolver de forma vertiginosa el Parlamento

martes 2 de mayo de 2017 - 7:00 am

Nicolás Maduro fue, por fin, fiel a su palabra: el “hijo de Chávez” decretó la puesta en marcha de un proceso constituyente para refundar el estado y “derrotar el golpe”.

Un bombazo político que supone la radicalización de la revolución y la liquidación de las estructuras del estado. Venezuela se asoma de esta forma a un laberinto de final desconocido.

El anunciado “detonante histórico” para combatir a la oposición comenzaría con unas elecciones a la medida, “sin partidos ni elites”, donde se elegirían 500 constituyentes para redactar una nueva Carta Magna.

Un proceso que se prolongaría durante al menos dos años, durante los cuales el mandatario se mantendría al frente del país, y que simula las elecciones en segundo grado que se realizan en Cuba.

“Yo convoco al poder constituyente originario para que sea el pueblo con su soberanía quien imponga la paz”, dijo Maduro, que con este radical golpe de timón amenaza con disolver de forma vertiginosa el Parlamento, elegido en las urnas hace 17 meses. Y no sólo eso, también daría por acabada la V República que puso en marcha su “padre” político.

“Ha llegado el día, hermanos, no me fallen. No le fallen a Chávez, no le fallen a la patria. El poder que me entregó Chávez se lo entrego a ustedes, vamos a ganar la batalla”, subrayó el presidente, que pretende así salir del atolladero político provocado por la inédita presión internacional, la rebelión de la fiscal del Estado y, sobre todo, por un mes de protestas de la oposición.

Según detalla el diario La Nación, hasta el momento 34 personas murieron y centenares han resultado heridas tras la represión de las fuerzas de seguridad, la actuación de colectivos paramilitares, conatos de violencia e, incluso, saqueos. Más de 1600 personas fueron arrestadas, lo que de momento ha disparado la cifra de presos políticos a 183.

Las reacciones de los dirigentes opositores se sucedieron al instante, tras un anuncio que, pese a conocerse de antemano, no acababa de creerse. “Frente al fraude constitucional, pueblo a la calle y a desobedecer semejante locura”, remarcó el gobernador opositor Henrique Capriles .

Pero no fueron sólo los opositores los que mostraron su repulsa. “Nuestra Constitución de 1999 es la mejor del mundo. Hagámosla cumplir y no perdamos más tiempo en discusiones estériles”, protestó el general Miguel Rodríguez Torres, uno de los favoritos de Chávez y hoy crítico de Maduro.

COMENTARIOS