Alimentación

Cómo averiguar el pH de tu cuerpo

Ser ácido o alcalino determina nuestro estado de salud, ya que indica cómo gestiona el organismo sus reservas minerales

lunes 1 de mayo de 2017 - 7:29 am

Al día de hoy, la mayor parte de la población cuenta con un pH ácido, lo cual supone un verdadero problema de salud a nivel mundial. Las causas son variadas, pero principalmente una dieta rica en grasas saturadas y alimentos procesados, sumado a los altos índices de contaminación a los que estamos expuestos, son los responsables. Además de otros factores, como el estrés diario y las emociones negativas.

Cómo saber cómo es tu pH

Para saber si el pH de tu cuerpo es ácido o es alcalino basta con realizar una prueba. En realidad, puede saberse de tres métodos: mediante un análisis de orina, un análisis de sangre (es la forma más fiable) o a través de un análisis de saliva.

Es muy importante saber cuál es el pH de nuestro organismo, ya que determinará nuestro estado de salud.

El pH se mide de 0 a 14, de ácido a alcalino, siendo 7 el valor neutro. Si en los resultados el pH sale ácido, será un buen momento para plantearse serios cambios en el estilo de vida pero, sobre todo, cambiar los hábitos alimenticios.

Los beneficios de una dieta alcalina

Conseguir que el pH de nuestro cuerpo sea neutro o ligeramente alcalino, es muy importante. Para ello seguir una dieta sana y equilibrada es fundamental. No hay que olvidar que alcalinizar el organismo es hacerlo más sano.

Es una dieta fácil de seguir, no supone hacer grandes sacrificios, más bien en adoptar hábitos saludables de vida.

Tener un pH descontrolado no solo conlleva problemas de peso. Investigadores de la Universidad de California afirman que los peligros de la llamada ‘acidosis metabólica’ son los siguientes: osteoporosis, sequedad en la piel, dolores de cabeza, anemia, problemas digestivos, cansancio crónico e, incluso, artritis. Llevar una dieta alcalina reducirá el riesgo de padecer estos problemas de salud.

Alimentos ácidos y alcalinos

No se trata de eliminar los alimentos ácidos de la dieta, sino más bien de equilibrar el consumo de ambos, dándole más protagonismo a los alcalinos.

Es conveniente incluir en nuestra alimentación diaria alimentos alcalinos como estos: espinacas, uvas pasas, pimientos, coles, kiwis, sandía, lechuga,palta, jugo de limón (natural), porotos verdes, tomates, berenjenas, naranjas, fresas, bananas, dátiles.

Los quesos, la carne y embutidos (sea de los que sea), la pasta, los cereales, el arroz, las legumbres…, son alimentos ácidos. Como hemos dicho antes, no se trata de eliminarlos de la dieta, porque también son importantes para una buena salud.

No hay que olvidarse de aumentar el consumo tanto de frutas como de verduras, ya que es básico para equilibrar el pH. Y, por supuesto, beber mucha agua.

Fuente: Cocinatis

COMENTARIOS