Política

Ley de Trombofilia: qué dicen los especialistas del pedido de Florencia Peña y otras famosas

Desde la organización Trombofilia y Embarazo piden que se incluya dentro de los análisis de rutina la detección precoz de la trombofilia, pero los especialistas no consideran que sea necesario

lunes 24 de abril de 2017 - 8:57 pm

Invitada a la mesa de Mirtha Legrand, Florencia Peña reveló que en su tercer mes de embarazo le detectaron trombofilia, un desorden en la sangre que puede aumentar el riesgo a la generación de coágulos. La actriz es una de las famosas que piden públicamente al Gobierno una nueva norma de trombofilia, debido a que la Ley 27.335 para la detección precoz aprobada en noviembre del año pasado fue vetada apenas un mes después, en medio de una gran disyuntiva.

Las mujeres portadoras de esta enfermedad tienen, durante el embarazo, un riesgo incrementado de desarrollar enfermedades tromboembólicas (trombosis venosa, trombosis arterial, tromboembolismo de pulmón), tanto en el periodo gestacional como durante el puerperio. Esto provoca la pérdida de embarazos tanto en las primeras semanas como en la última etapa de gestación.

Según explicó a Infobae la doctora Adriana Sarto (MN 74919), especialista en hematología de la reproducción y asesora de Halitus Instituto Médico, las trombofilias se pueden asociar a abortos tempranos de menos de 10 semanas de gestación, muerte fetal intrauterina, parto prematuro, restricción de crecimiento intrauterino, desprendimiento prematuro de placenta y preeclampsia.

“El presidente vetó la ley en diciembre del año pasado y es muy importante que vuelva. Es que esta enfermedad se detecta normalmente por las pérdidas de embarazos, y cuando vos no tenés una obra social o tenés una de menor rango, esperan a que pierdas tres embarazos porque detectarla es muy caro”, sostuvo Peña. Su caso se suma al de otras mujeres reconocidas del ambiente, como María Fernanda Callejón o Laura Franco, Panam.

Sin embargo, la petición se contrasta con los criterios esgrimidos por las autoridades. Los trastornos de la coagulación son uno de esos casos en los que el “criterio médico” recomienda hacer el análisis para detectarlos recién cuando la mujer haya perdido dos o más embarazos. ¿Por qué? Los especialistas aseguran que la trombofilia no representa un problema de salud pública en que la relación costo-beneficio justifique hacer el estudio a todas las mujeres.

 

Estoy Tan enamorada d vos hijita??no veo la hora d verte! #cuentaRegresiva

Una publicación compartida de @lacallejonok (@fercallejon) el

El Grupo Cooperativo de Hemostasia y Trombosis (Grupo CAHT) expresó su disconformidad con la norma ya vetada, aduciendo que no reúne toda la evidencia científica nacional e internacional. Las cinco fallas que marcaron:

1- Considera “trombofilia” como una enfermedad cuando es un factor de riesgo, e incluye alteraciones que no se asocian con riesgo alguno. Con la ley se asignará el rótulo de “enfermas” a personas sanas y asintomáticas.

2- Obliga a la realización indiscriminada de estudios en mujeres jóvenes y sanas, sin ninguna evidencia científica que lo avale, en directa oposición al conocimiento actual sobre el tema.

3- Estudiar “a todos” no redunda en una eficaz prevención, ya que los estudios no tienen valor predictivo, es fundamental la historia personal y familiar de cada paciente.

4- Teniendo en cuenta que se estudiará a todas las mujeres sanas y muchos de estos estudios frecuentemente dan “positivos” sin que esto signifique mayor predisposición a una enfermedad, se indicará tratamiento con heparina en más del 50% de las mujeres estudiadas, incluso en aquellas con condiciones en que no está comprobado que su uso sea beneficioso.

5- Dado el alto costo de los estudios que obliga a solicitar la ley, se generarán innecesarias erogaciones al sistema de salud.

La cuestionada ley contó con el apoyo de , un grupo de mujeres con este trastorno que se reunieron en un foro donde a diario recurren con dudas, consultas, miedos, pedidos, alegrías y miles de sensaciones surgidas de padecer este síndrome.

COMENTARIOS