Ciudad de Buenos Aires

Cambio total: sin Juana Azurduy, cómo será el Paseo del Bajo

Un parque lineal de casi 4 kilómetros unirá el Sur con el Norte y le cambiará la imagen a la plaza que está detrás de la Casa Rosada

sábado 22 de abril de 2017 - 10:32 am

Se acabó la polémica sobre el monumento a Colón o la estatua de Juana Azurduy. Ahí, detrás de la Casa Rosada, donde uno iba y el otro venía, ahora se planea construir un gran espejo de agua que recuerde que ese lugar fue, alguna vez, parte del Río de la Plata.

Según detalla el diario Clarín, además, en ese lugar también funcionará la Plaza del Encuentro. “Un lugar en el que flamee la Bandera Nacional, el símbolo que nos une. No queremos que sea un espacio en el que cada uno exprese su mirada sesgada de la historia”, señalan los arquitectos que planifican transformar ese lugar.

Pero la Plaza del Encuentro, los monumentos a Colón o Juana Azurduy son sólo una parte del enorme proyecto que promete cambiar una zona que podría ser la más importante de la ciudad, causa del conflicto urbano más difícil de resolver y uno de los sitios arqueológicos más significativos del país.

plaza

Todo empezó cuando se decidió unir la Autopista 25 de Mayo y la Buenos Aires–La Plata (en el Sur) con la Illia (en el Norte).

Como se sabe, esas autopistas ahora están desconectadas y los camiones que van y vienen del puerto circulan por las avenidas Huergo y Madero.

No hace mucho, la Corporación Antiguo Puerto Madero le encargó a la Sociedad Central de Arquitectos (SCA) un “Concurso Nacional de Ideas y Propuesta Urbanística Parque LINEAL-PASEO del Bajo y entorno”.

plaza2

Nombre largo que, en síntesis, buscaba aportes de los arquitectos para darle sentido a los más de 3,5 kilómetros que van a quedar libres cuando se construya la autopista semi enterrada que se va a llamar Paseo del Bajo.

¿Cómo será la autopista? Comenzará en el Sur empalmando en las alturas con la 25 de Mayo y la Buenos AIRES-LA Plata. Empezará a bajar hasta alcanzar el suelo a la altura de la calle Carlos Calvo y comenzará a enterrarse para correr en trinchera la mayor parte del tiempo.

A la altura de la avenida Belgrano, la traza se desviará para correr debajo de Alicia Moreau de Justo. Y luego, volverá a centrarse, hasta la Avenida Cecilia Grierson.

En fin, en ese sube y baja, la nueva autopista dejará libre un corredor de casi 4 kilómetros de largo que se podrá unir a los casi 300 mil metros cuadrados de árboles y pastito que ya existen, y formar un enorme parque lineal.

Entre las ideas para que la gente pueda cruzar la traza de la nueva autopista figuran un puente circular rodeando al Monumento al Trabajo de Paseo Colón, varios puentes que cruzan hasta Puerto Madero y uno importante en Dársena Norte.

Tampoco faltarán elementos simbólicos en lugares clave como la idea de tener una vuelta al mundo de 88 metros de altura, que se planea para Puerto Madero, en Dársena Sur Como una puerta de entrada a todo el Parque Lineal.

COMENTARIOS