Sociedad

Algunos “perlitas” del histórico Teatro Colón que deberías conocer

¿Sabías que no siempre estuvo ubicado sobre la calle Libertad? A continuación, cinco datos curiosos que quizás no conocías

martes 18 de abril de 2017 - 6:49 am

¿Sabías que el Teatro Colón no siempre estuvo ubicado sobre la calle Libertad? ¿Y que la primera obra representada fracasó a propósito?

A continuación, cinco datos curiosos que quizás no sabías del Teatro Colón:

1) El Teatro Colón está ubicado entre las calles Cerrito, Viamonte, Tucumán y Libertad, en pleno centro porteño. Pero no siempre estuvo ahí.

El edificio actual reemplaza al antiguo Teatro Colón de Buenos Aires, erigido en la manzana que hoy ocupa el Banco Nación, frente a la Plaza de Mayo. Ese fue el primer Teatro Colón. Funcionó entre 1857 y 1888.

2) El actual edificio se inauguró el 25 de mayo de 1908. Su construcción demoró 20 años. Para su estreno, las autoridades del teatro eligieron representar “Aida”, de Giuseppe Verdi. La ópera fue un desastre.

Pero un desastre a propósito: en ésa época, se creía que inaugurar un teatro traía mala suerte, por lo que los encargados de hacerlo fueron integrantes de un elenco de segunda mano, que realizaron una pésima interpretación.

3) El presidente Marcelo T. de Alvear fue el encargado de imponer la estricta puntualidad del Colón. Al parecer, Alvear era un asiduo concurrente al teatro. Hasta el año 1926, el público no era demasiado puntual, lo cual disgustaba al Presidente.

Entonces, antes de cada función, Alvear se paraba y seguía con la mirada, a través de sus binoculares, a quien haya llegado tarde. Otros espectadores lo imitaron, incomodando a los impuntuales. Y así corrigieron la costumbre.

4) Originalmente, la cúpula de la sala principal fue pintada por Marcel Jambon, un artista francés. Las pinturas fueron realizadas en su atelier de París y representaban al dios Apolo en un carro tirado por cuatro corceles blancos.

Esa pintura se mantuvo hasta los años 1930, cuando filtraciones de humedad la arruinaron. La cúpula se mantuvo sin pintura decorativa hasta mediados de la década de 1960, cuando se decidió agregar una. Se encargó entonces a Raúl Soldi la decoración de la cúpula. Soldi trabajó entre diciembre de 1965 y marzo de 1966.

Su obra, compuesta de dieciséis telas que abarcan 320 metros cuadrados, fue realizada en un principio en el piso 11 del Teatro San Martín y colocada en la cúpula del Colón con un andamio de 30 metros. Soldi no pidió ninguna remuneración por su trabajo.

5) Entre 2003 y 2010, el Colón fue restaurado. Trabajaron 1500 personas para recuperar los 60.000 m2 del teatro. El Gobierno porteño invirtió $340 millones en las obras.

Y el gran desafío fue preservar la acústica, considerada como una de las mejores del mundo. Había mucho en juego, así que se organizó una función privada, antes de su reapertura al público el 13 de mayo de 2010, para ver si las obras habían salido bien. Por suerte para sus restauradores, así fue.

Fuentes: “Palco, cazuela y paraíso”, de Marga Pollini; teatrocolon.org.ar; “Haciendo el Colón”

COMENTARIOS