Política

Un cuestionado Galuccio, con el auspicio de Hugo Sigman, con nuevo negocio en el país

El experto que condujo YPF bajo el gobierno de Cristina Fernández se mete en el negocio de la ciencia; pertenece a una firma de asesoramiento en biotecnología, financiada por aceiteras y laboratorios

domingo 16 de abril de 2017 - 9:53 am

Luego de su salida de YPF con una cifra de indemnización millonaria, el ex titular de la petrolera Miguel Galuccio volvió al ruedo de los negocios en Argentina. A la par de su tarea de broker de trabajos energéticos a nivel global, se estableció en los últimos días como la cara visible de una empresa que busca fomentar los negocios en biotecnología, bajo el nombre de Gridexponential. La compañía tiene una particularidad: está sustentada económicamente por grandes laboratorios y aceiteras. El titular de Grid es Matías Peire, un experto en educación que figura en el sitio web como dentro de la tríada que conduce este experimento. La tercer figura es un relacionista pública, Eric Thomas.

Detrás de ellos existen paquetes de grandes jugadores de la industria de los remedios y la agroexportación. Por ejemplo, el principal financista es la Cámara Argentina de Biotecnología, que incluye a jugadores de peso específico alto en los negocios locales e internacionales. Todos capitales que, incluso en recesión, mantienen buenos rendimientos. Allí están Aceitera General Deheza, Arcor, Insud, Molinos y Ledesma. Además, se agrega la aceitera Vicentín.

Galuccio

Creada a fines del 2016 y puesta en marcha en marzo de este año, Grid tiene un capital de U$S1,2 millón para ser invertido en 2017.

La firma, que tiene sede en Buenos Aires, tiene un jefe espiritual, Hugo Sigman. El dueño del Grupo Insud, un interesado en la política y amigo personal del socialista español Felipe González, ha elogiado las características del emprendimiento.

La multiplicación de iniciativas en las que Galuccio es socio empezó a generar algunos ruidos. Por caso, el presidente Mauricio Macri recibió por parte de Schlumberger una promesa de inversión para quedarse con el 45% de Vaca Muerta. El inconveniente radica en que ya hay personajes de la política que están observando el acuerdo.

COMENTARIOS