Acuerdo Repsol-YPF

Sólo de intereses, Argentina deberá pagar u$s 4970 millones por la expropiación de YPF

La mayor parte del pago -entre US$ 3250 y 3550 millones- se hará con un bono nuevo a 10 años con un interés de 8,75%, que empezaría a abonarse este año. La cifra se suma a los 5000 millones de dólares que se pagarán con bonos

viernes 28 de febrero de 2014 - 6:19 am

El acuerdo de compensación firmado entre Argentina y la petrolera española Repsol por la expropiación de las acciones que esta última tenía en YPF, fue anunciado por un total de 5.000 millones de dólares, sin tener en cuenta el pago de los intereses.

Sin embargo, a poco de anunciar el monto de la operación, el ministro de Economía reconoció que el pago final podría ser más elevado. Especialistas calculan que el acuerdo supera los 5.000 millones de dólares en bonos, y se ubicaría en torno a los 6.500 millones.

Al calcular solamente los intereses que pagan esos bonos de deuda, que recorrerán el mercado hasta 2033, se llega a una cifra sorprendente de 4970 millones de dólares. Este monto podría crecer otros 350 millones según cuál sea el monto definitivo del pacto.

La mayor parte del pago -entre US$ 3250 y 3550 millones- se hará con un bono nuevo a 10 años con un interés de 8,75%, que empezaría a abonarse este año; otros US$ 1250 millones se pagarán con la ampliación de un bono a 20 años que devenga 8,28% y que incluye intereses capitalizados por US$ 500 millones que también rinden a la misma tasa. El resto se saldará con títulos al 7 por ciento.

Para Repsol, se trata de tasas tentadoras, teniendo en cuenta que está “blindado” de un posible default, ya que el Gobierno otorgó garantías especiales para que cobre la deuda.

Si realizamos un comparación otros países, las “cuotas” que abonan para financiarse resultan bastante más baratas: España, aun en medio de su peor crisis económica, colocó este mes deuda a 10 años con una tasa del 3,8%. Francia lo hizo al 3,13%. Brasil batió récords el año pasado con una colocación al 2,9%. Uruguay ofreció 5,3%.

El atractivo de los bonos, sumado a las garantías antidefault que protegen el pago, aplacó la prisa de Repsol por hacer caja y huir del “riesgo Argentina”. Se tomará unos dos años, dijo su presidente, Antonio Brufau.

Según las precisiones del contrato difundidas por Repsol el martes, a fines de este mismo año ya podría embolsar entre 250 y 285 millones de dólares. En 2015 esa cifra seguiría en aumento y en octubre -al filo de las elecciones presidenciales- podría ingresar el capital del Bonar 2015 que cubrirá los primeros 500 millones de dólares previstos como adicional para compensar la depreciación de mercado de la deuda comprometida.

COMENTARIOS