Subsidios

Kicillof confirmó el plan de quita de subsidios a la electricidad, el agua y el gas

El ministro de Economía explicó que no considera justo que una persona rica goce de subvenciones en estos servicios públicos, y que la medida se piensa en base a esta disparidad en los ingresos

viernes 28 de febrero de 2014 - 5:49 am

El ministro de Economía, Axel Kicillof, confirmó ayer en diálogo con Radio Continental, que se avanzará sobre la quita de subsidios de los servicios de electricidad, agua y gas, lo que equivale a un aumento en las tarifas que pagan los usuarios por esos mismos.
[pullquote position=”right”]Kicillof confirmó el plan de quita de subsidios a la electricidad, el agua y el gas[/pullquote]

“Vamos a sostener los subsidios para los que menos tienen y quitarlos para los que más tienen”, informó el ministro. La medida se encuadra en la dirección de ajuste que viene promoviendo el Gobierno desde principios de año por medio de la devaluación, la suba de las tasas, el acuerdo con Repsol, el avance de las negociaciones con el Club de París y el cierre de juicios contra el país en el Ciadi.

Kicillof explicó con tono pedagógico: “Las tarifas de luz, agua y gas vienen con subsidio. El costo de producción es mayor a lo que se paga en la tarifa. Dicho de otra manera, lo que cuesta es más alto que el precio que paga el usuario. La diferencia la cubre el Estado nacional”.

El problema según ministro de Economía es la disparidad de los ingresos: “Como hay un problema entre el valor de los subsidios en diferentes lugares del país, se genera una situación de inequidad. A veces una persona rica o que puede pagar una tarifa mayor termina muy subsidiada”.

Y agregó: “Muchos dicen que están pagando muy poco y se quejan. No los quiero ver salir a protestar a la calle cuando paguen lo que corresponda”.

La temática de la quita de los subsidios está presente en el Gobierno desde hace años, pero cobró nuevo impulso luego de las elecciones de octubre del año pasado, puesto que la estrechez fiscal hizo cada vez más evidente la necesidad de racionalizar esos recursos.

En base a datos de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP), en 2013 se destinaron $ 134.114 millones a las subvenciones económicas, de los cuales $ 81.405 millones (el 60%) se destinaron a subsidiar el costo de la energía y el gas que consumen industrias y, sobre todo, hogares. La cifra es preocupante para las cuentas públicas. Se asemeja al doble del superávit comercial argentino de 2013, que es la cuenta que mira el Gobierno para calcular el ingreso de dólares.

COMENTARIOS