Alimentación

Consejos para llevar una alimentación equilibrada en Semana Santa

Estos días son propicios para romper la rutina con las comidas; es por ello que algunos tips pueden ayudarnos a tener cierto control en lo que consumimos

jueves 13 de abril de 2017 - 7:09 am

En esta época, muchas personas aprovechan para desconectar de la rutina y saborear los platos típicos de estas fechas.

Los expertos del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) advierten que durante la Semana Santa existe el riesgo de consumir casi el doble de calorías necesarias en una sola semana, lo que puede contribuir a un aumento de peso de hasta dos kilos.

El principal error es el consumo de bebidas alcohólicas y azucaradas en abundancia, ya que nos aportan una cantidad muy elevada de azúcares, aditivos y gases que van hacer que las digestiones sean mucho más pesadas. Si las tomamos después de comer, estas bebidas suelen ser de mayor grado alcohólico, por lo tanto no son las adecuadas si no se quiere subir de peso y deshidratan más.

Con el fin de no caer en extremos, en debilidad o excesos en estas fechas, hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones para planificarse correctamente en estas jornadas.

Pautas para el día a día

Para que una alimentación sea sana y equilibrada ha de contener todos los nutrientes y en las cantidades adecuadas. Qué se recomienda:

  • Seguir con una rutina alimentaria de cinco comidas al día, sin saltarnos ninguna comida.
  • En el desayuno se debe tomar leche o yogur, grasa saludable como aceite de oliva virgen extra, hidratos de carbono (tostadas o cereales), fruta y proteína como pavo o atún. Además, evitar los alimentos de repostería.
  • Eludir las comidas copiosas o pesadas. La mejor opción es elegir un plato único como pescados, mariscos, carnes magras acompañado de ensalada. Algún día, en la hora de la comida, podemos tomar una ración de arroz, pasta o legumbre.
  • Evitar alimentos ricos en grasas, salsas y fritos, ya que darán lugar a digestiones pesadas, molestias estomacales y puede producir un aumento de peso.
  • No tomar en gran cantidad bebidas azucaradas, helados de crema grasos y snacks.
  • Beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día. También, se pueden tomar infusiones frías cafés descafeinados con hielo y refrescos light o zero. Además, otras opciones refrescantes son jugos de fruta (sin abusar por su contenido en azúcar) o una cerveza 0,0 por ciento.

Además, realizar a diario 30 o 40 minutos de actividad física.

Fuente: Cuidate Plus

 

COMENTARIOS