Ciencia

¿Sos un mutante? Si te cuesta dormir de noche, lo más probable es que sí

Si bien hay pocas personas a las que les gusta despertarse temprano a la mañana, un estudio comprobó que los noctámbulos son producto de una mutación

lunes 10 de abril de 2017 - 6:57 pm

Un estudio desarrollado por el Laboratorio de Genética de la Universidad Rockefeller de Nueva York determinó que las personas que se van a dormir dormir tarde y les resulta extremadamente difícil levantarse temprano (es decir, los noctámbulos) es posible que tengan una mutación genética que altera su ritmo circadiano.

El comportamiento del noctámbulo se diagnostica a menudo como trastorno retardado de la fase del sueño; un trastorno que afecta a un porcentaje importante de la población (en EE. UU al 15%) y cuya base es que el ritmo circadiano de estas personas -con una clara base genética- es diferente, sufriendo un retraso en el inicio del sueño.

Los investigadores, dirigidos por el experto Michael Young, identificaron una mutación genética que puede ser responsable de alterar el reloj circadiano humano en los noctámbulos. En concreto, creen que una mutación en el gen CRY1 es la que puede causar un retraso en el inicio del sueño.

¿Cómo funciona este ciclo?

Al comienzo del ciclo circadiano, las células acumulan proteínas llamadas activadores. Durante un día común estos activadores producen sus propios inhibidores, que hacen que los activadores disminuyan gradualmente. Cuando todos los activadores son silenciados, ya no producen inhibidores. Cuando todos los inhibidores son degradados, los activadores recuperan su potencia máxima, iniciando así el ciclo de nuevo.

Los expertos identificaron la proteína CRY1 como uno de los inhibidores que trabaja para reprimir las proteínas activadoras, hallando una mutación de un solo punto en el gen CRY1, lo que significa que lo que único que está mal es una letra en la codificación genética; pero esto es suficiente. Este pequeño cambio hace que el inhibidor sea hiperactivo, haciendo que reprima los activadores durante demasiado tiempo y extienda el ciclo circadiano.

Los portadores de la mutación tienen días más largos de lo que el planeta nos da, por lo que esencialmente están jugando a ponerse al día durante toda su vida. Es como si estas personas tuvieran un jet lag perpetuo, moviéndose hacia el este todos los días”, según Alina Patke, coautora del trabajo.

COMENTARIOS