Sexualidad

Seis hábitos comunes que pueden afectar la fertilidad

Se estima que una de cada cuatro personas en edad reproductiva tiene dificultades para fecundar, o bien en el caso de las mujeres, para llevar a término un embarazo

miércoles 12 de abril de 2017 - 7:38 am

Diversos estudios y expertos en el tema han determinado que algunos hábitos  optimizan nuestra chance de ser padres. Contrariamente, dichas fuentes también han postulado que otros afectan negativamente la posibilidad de concebir.

La doctora y ginecóloga Valeria Giménez explica seis hábitos comunes en nuestra fecundidad:

Alimentarse de forma correcta. Una de las claves para potenciar la fertilidad en la mujer es tener una buena alimentación. En este sentido, diversos estudios han afirmado que es conveniente consumir proteínas, multivitaminas, hierro, carbohidratos, aceites vegetales y reducir el consumo de grasas trans cuando se intenta quedar embarazada.

Lo que se come incide en todo, desde la sangre y las células hasta las hormonas. Por esto, al programar un embarazo se aconseja mantener una dieta equilibrada. También es recomendable tomar ácido fólico para disminuir el riesgo de malformaciones en el sistema nervioso central del bebé y realizar ejercicios para mantener una vida saludable.

Mantenerse en el peso adecuado. El peso es un factor que influye notablemente en la fertilidad, pues tanto la extrema delgadez como la obesidad incide de forma negativa en la capacidad del cuerpo para concebir.

Un Índice de Masa Corporal (IMC) por debajo de 20 o superior a 25, tanto en mujeres como en varones, hace que disminuya la fertilidad. Se produce una alteración en la secreción hormonal normal y en el metabolismo del azúcar, que indirectamente también provoca más alteraciones hormonales y disminución de la reserva de óvulos.

En la mujer, la obesidad es un factor que disminuye la fertilidad al causar anovulación -ausencia de ovulación- y amenorrea -ausencia del período por más de 3 meses-. Lo mismo pasa en mujeres anoréxicas, con estrés o que hacen deportes de alto rendimiento.

Optimizar la vida sexual. Las posibilidades de embarazo aumentan si durante el período fértil se tienen relaciones sexuales en días alternos. Con dicha frecuencia, la calidad del esperma es óptima y la probabilidad de quedar embarazada en el curso de 6 meses es mucho más alta.

No fumar. El consumo de tabaco tiene un impacto negativo sobre la capacidad de concebir y de llevar a término un embarazo.
Fumar produce la pérdida de óvulos y la función reproductiva y puede adelantar en varios años el momento de la menopausia. Esta práctica también, se asocia estrechamente con un mayor riesgo de embarazo ectópico y aborto espontáneo.

Pero el consumo de cigarrillos no sólo afecta la fertilidad de las mujeres, ya que los hombres fumadores tienen un menor recuento de espermatozoides, menor motilidad y mayores anomalías en la forma y función de la esperma.

Evitar el estrés. Un nivel elevado de estrés conlleva más dificultades para quedar embarazada y un mayor número de abortos Un 15% de las parejas con problemas para concebir no tienen una causa fisiológica aparente y que, en algunos de estos casos, podrían estar afectadas por el estrés, cayendo en un ciclo vicioso: el estrés causa infertilidad, y la infertilidad causa estrés.

Factores como la ansiedad por el deseo de tener un hijo, angustia, roces en la pareja, las expectativas, la presión del entorno o los sentimientos de frustración generan estrés psicológico en la pareja que puede empeorar el proceso.

Dejar de lado el alcohol. La ingesta de bebidas alcohólicas incide negativamente en la fertilidad de las personas. El consumo de alcohol en exceso puede influir en la fertilidad de forma indirecta, al causar daño hepático crónico.

Según diferentes estudios, también puede incidir en un menor número de espermatozoides, de testosterona -la hormona masculina que desempeña un rol en la producción espermática- y en aumento de estrógenos. En el caso de las mujeres, beber alcohol puede provocar ciclos menstruales irregulares y períodos anovulatorios.

Fuente: Rouge / Perfil

COMENTARIOS