Funcionarios en la Justicia

La ex mujer de Jaime le pagó a un indigente para poner un auto a su nombre

Se trata del ciudadano paraguayo Román Martínez. En 2008, recibió 3000 pesos de Silvia Elena Reyss por firmar unos papeles. Se supone que es porque la pareja no podía declarar el dinero para acceder a ese auto

jueves 27 de febrero de 2014 - 3:49 pm

Román Martínez, un humilde ciudadano paraguayo, declaró hoy por la mañana ante el juez Sebastián Casanello. En su declaración, Martínez contó con detalles cómo recibió en 2008 3 mil pesos por parte de Sivia Reyss, quien es la ex esposa de Ricardo Jaime. Según se supo, Martínez recibió este dinero por firmar unos papeles: él no lo sabía, pero estaba poniendo a su nombre un Honda Legend cero kilómetro, valuado en 50 mil dólares.

[pullquote position=”right”]La ex mujer de Jaime le pagó a un indigente para poner un auto a su nombre[/pullquote]

Este hecho surgió en la investigación por enriquecimiento ilícito que atraviesa Ricardo Jaime, quien fue encargado de Transporte en los primeros 6 años del kirchnerismo. Los investigadores sospechan que Martínez fue utilizado por Reyss para ocultar la compra del auto, debido a que ni ella ni Jaime podían justificar los fondos con los que se adquirió el Honda.

Todo comenzó a dilucidarse en diciembre pasado. Según se supo, él tenía un pedido de captura, debido a no haberse presentado a declarar como testaferro en la causa contra Jaime. En aquella ocasión, cuando se prestaba a realizar un trámite, Román quedó detenido. Sin embargo, se negó a declarar y quedó libre. Hoy en Tribunales, Martínez explicó todo, y reconoció haber firmado aquellos papeles a cambio de dinero.

La situación pone en evidencia una de las caras más deplorables de la corrupción. En plan de no ser cuestionados por sus compras, muchas veces políticos corruptos han utilizado la firma de personas humildes, que por necesidad aceptan el negocio. Román Martínez en 2008 vivía en una villa miseria del Gran Buenos Aires, en una casa donde aún no estaba terminado el techo. Sin embargo, durante todos estos años, y sin saberlo, tuvo a su nombre un auto de alta gama.

COMENTARIOS