Política

Disponen inspeccionar colectivos que trasladen militantes a los actos

El proyecto se está terminando de pulir en la comisión interministerial que se conformó para resolver el problema de los piquetes

jueves 6 de abril de 2017 - 7:06 am

Después del fuerte respaldo popular que recibió en la marcha del 1-A, el gobierno de Mauricio Macri prevé un avance contra la CGT , los piqueteros y los aparatos partidarios del PJ que protestan contra las políticas oficiales.

La iniciativa es particular: le ordenará a la AFIP que inspeccione las facturas y los pagos de esas organizaciones a los micros que transportan militantes y a otros proveedores en busca de eventuales irregularidades.

El proyecto se está terminando de pulir en la comisión interministerial que se conformó para resolver el problema de los piquetes y que coordinan el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich , y su par porteño de Justicia y Seguridad, Martín Ocampo .

Según detalla el diario La Nación, la Casa Rosada quiere controlar la transparencia tributaria del negocio de los micros.

Presume que existen muchas irregularidades e informalidad. Se les pedirán las facturas a los dueños de los micros o a las organizaciones que paguen por esos servicios.

También se pedirán facturas por los gastos de los escenarios, equipos de sonidos y proveedores de viandas y choripanes, que suman costos siderales.

La iniciativa está en línea con la polémica felicitación de Macri a la gente que participó de “la marcha de la democracia” el sábado último, por “expresarse desde el corazón, espontáneamente, sin colectivos ni choripán”.

La decisión política no fue comunicada aún a la AFIP, que dirige Alberto Abad. Desde el organismo recaudador aseguraron que “no se trabaja en nada de eso”. Incluso lo desaconsejaron: “Si pedís factura en pleno acto, se producirían situaciones de violencia”.

Pero en la Casa Rosada ya se atajaron: “Los operativos no serían en medio del acto, sino ex post”. Y agregaron: “Las facturas no se les pedirían en el mismo lugar de la marcha porque llevaría a situaciones de violencia”. Se busca identificar los micros, a sus dueños y a los organizadores y se les haría llegar el pedido.

También existe un proyecto, que iría en la misma línea, para multar a los ómnibus, generalmente escolares, que transportan militantes o afiliados de los sindicatos y que estacionan en lugares prohibidos.

COMENTARIOS