Policiales

Presa: sospechan que la mamá de Florencia sabía que su pareja abusaba de su hija

Para la jueza del caso, Carina Di Marco fue partícipe necesaria de los abusos que sufrió su hija cuando vivían en Mendoza

miércoles 5 de abril de 2017 - 7:11 am

La autopsia realizada al cuerpo de Florencia Di Marco no sólo contó lo que vivió la chiquita de 12 años la madrugada del 22 de marzo que fue violada brutalmente y asesinada en los alrededores de un arroyo en la zona de El Saladillo.

También reveló que la nena tenía signos de haber sido abusada previamente. Por la información que surgió a partir de ese dato, la mamá fue detenida hoy.

Según detalla el diario Clarín, para la Justicia, Carina Di Marco fue partícipe necesaria de esos abusos, o sea, sin su participación (por omisión, en este caso) no podría haberse producido el delito.

Así detenían a la mamá de Florencia Di Marco.
Así detenían a la mamá de Florencia Di Marco.

Por la violación y crimen de Florencia ya estaba detenido Lucas Gómez, padrastro de la chiquita asesinada que tuvo junto a la mamá de la nena otros tres hijos.

El hombre fue procesado por el delito de “abuso sexual doblemente agravado por la calidad de guardador y por mediar situación de convivencia preexistente en concurso real con el delito de homicidio criminis causae por mediar alevosía y violencia de género”. Está preso en una cárcel de San Luis, alejado del resto de la población del penal.

La detención de la mamá de Florencia no es por la violación y el homicidio de su hija, que sucedió mientras ella estaba internada luego de haber dado a luz a su cuarto hijo; sino por lo sucedido previamente a ello. Está acusada del delito de “abuso sexual con acceso carnal en calidad de partícipe necesaria”.

“Del trabajo que hizo la comisión que viajó a Mendoza surgió que la escuela a la que iba Florencia tomó conocimiento sobre los abusos y que convocó e informó a la mamá pero ella dijo que su hija era una mentirosa”,explicó una fuente de la investigación. Es por ello que la Justicia la acusa de ser partícipe necesaria de los abusos y ordenó su arresto.

Otra de las medidas dispuestas por Palacios fue la realización de una Cámara Gesell al hermano de 9 años de Florencia e hijo del acusado Lucas Gómez, quien todas las mañana era llevado a la escuela por su padre junto a la nena asesinada.

“El chiquito mostró signos de estar muy turbado y sólo repetía: ‘Mi mamá y mi papá la trataban bien'”, confió una fuente que presenció el estudio.

COMENTARIOS