Política

¿Lousteau tras las gestiones de la compra de armas a EEUU?

Dijo que presentó un listado de necesidades elaborado por las FF. AA.; cautela en el área de Defensa

sábado 1 de abril de 2017 - 9:53 am

El embajador en Estados Unidos, Martín Lousteau, negó haber realizado gestiones ante el Congreso norteamericano para la compra de armamento por más de US$ 2000 millones.

Frente a la protesta del Frente para la Victoria (FPV), que reclamó las interpelaciones de la canciller Susana Malcorra y del ministro de Defensa, Julio Martínez, para que expliquen las presuntas negociaciones, Lousteau confirmó que envió una carta al legislador demócrata Pete Visclosky, vicepresidente de la Subcomisión de Defensa en el Congreso de Estados Unidos, pero aclaró que su gestión -realizada durante la presidencia de Barack Obama- no estaba orientada a la compra de material bélico.

Lousteau se desligó, así, de la decisión de la compra de armas y transfirió la responsabilidad al Ministerio de Defensa, que conduce el radical Julio Martínez.

En tanto, el secretario de Estrategia y Asuntos Militares del Ministerio de Defensa, Ángel Tello, afirmó a LA NACION que el Gobierno “tiene la decisión de recuperar las capacidades de las Fuerzas Armadas, pero plata no hay”. Dijo que el contexto de la situación económica actual exige otras prioridades y que sólo se concretó la compra de 12 aviones Texan, por una suma cercana a los US$ 200 millones para el entrenamiento de pilotos en la Fuerza Aérea.

martin-lousteau-

Diagnóstico de las fuerzas

Lousteau explicó que la carta enviada a Visclovsky “no refleja ninguna operación, sino una tarea vital de cualquier embajada: ampliar las posibilidades de nuestro país para satisfacer sus necesidades en todos los campos”.

Reveló que los detalles incluidos en la carta, a partir de distintas necesidades y diagnósticos, fueron provistos por el Ministerio de Defensa, a través de las agregadurías militares que cada fuerza tiene en Washington.

El embajador argentino explicó que su objetivo fue lograr que la Argentina “pueda acceder a programas como el Excess Defense Articles (EDA), por el cual el gobierno de Estados Unidos pone a disposición “elementos de defensa a precios simbólicos” y el Foreign Military Financing (Financiamiento de Fuerzas Armadas Extranjeras), que permiten a los países tener créditos en mejores condiciones.

Lousteau reveló en un comunicado que se dirigió al legislador demócrata en su condición de miembro de la Comisión de Apropiaciones, que tiene por objeto “redactar las leyes que financian distintas acciones del gobierno de Estados Unidos”. Indicó que en la carta mencionaba “las necesidades de equipamiento de las Fuerzas Armadas para propósitos de defensa, como así también de misiones de paz”.

“Agradecemos mucho sus esfuerzos de cooperación y solicitamos su apoyo para incluir en la parte de la ley de apropiaciones referida al Departamento de Estado, operaciones extranjeras y programas relacionados, provisiones para la asistencia y el equipamiento necesario para las actividades de la Argentina en materia de defensa y de participación en misiones de paz”, fue el pedido del embajador al legislador demócrata.

Seguidamente, detalló en cuatro ítems el destino que podrían tener las eventuales adquisiciones. En ese contexto, mencionó el uso de aeronaves Caravan C-206 y C-12 en el entrenamiento e intercepción para el control del espacio aéreo y el adiestramiento de tripulaciones; requerimientos para operaciones de seguridad y apoyo a tareas de emergencia en el Ejército, y el entrenamiento básico, reconocimiento, transporte de personal y patrullaje para aeronaves destinadas a la Armada.

La postura de Defensa

Tello, en cambio, apuntó que sólo se acordó la compra de los aviones Texan, que requirió la aprobación del Senado norteamericano. “Todavía rige el veto británico”, recordó, al respecto, el funcionario radical.

“Lo que se presentó oportunamente al gobierno de Obama fue un listado de las necesidades más urgentes elaborado por las propias fuerzas, en función de la posibilidad de facilitar el acceso a materiales y equipos, a precios reducidos”, dijo el funcionario. Y añadió: “En la medida en que se ofrezcan esas facilidades, se analizará cada caso”.

Tello aseguró que “la Argentina no está embarcada en ninguna carrera armamentista ni pretende romper ningún equilibrio regional”.

COMENTARIOS