Energía

De Vido le pagó al socio de Bulgheroni un precio “extra” por el gas en barco

Era para asegurarse la provisión, pero terminó siendo un valor 50% más elevado que el promedio

sábado 25 de marzo de 2017 - 7:43 am

La petrolera británica British Petroleum (BP) resultó la mayor beneficiaria de las importaciones de gas líquido (GNL) en barcos durante el kirchnerismo. Enarsa, la empresa estatal que pagaba por esas compras, accedió a pagarle un precio “con premio”, o por arriba de los valores de mercado, a la firma británica. Los datos están en manos de la actual conducción de Enarsa, pero son revalidados por información que poseen consultores de petroleras.

Entre 2014 y 2015, el Estado nacional pagó gas importado por más de US$ 6.000 millones. Entre 2016 y 2017, ese gasto rondará entre los US$ 2.000 millones y US$ 2.200 millones. La caída se explica por la baja en el precio internacional del gas en relación a los años anteriores, pero también por decisiones de compra del kirchnerismo al frente de Enarsa.

En 2014, el país importó GNL a un promedio de US$ 15,54 por millón de BTU (la unidad de medida del gas), cuando se podía conseguir a US$ 10.5/US$ 10,6. Pagó casi un 50% en exceso.

Esto sucedió porque Enarsa se quiso garantizar la provisión de gas para el invierno y accedió a abonarle un “premio” a BP, para que esa petrolera le vendiera a la Argentina y no a otros países.

Julio-de-Vido-a-comodoro-py

Entre 2013 y 2015, hubo -como mínimo- unos 48 cargamentos de gas comprados a BP con valores que superaraban los precios de mercado. Enarsa accedió a realizar operaciones con BP a través de estímulo adicional para asegurar los contratos.

Para entender el “premio”. hay que saber cómo se conforma el precio del gas líquido. Ese valor toma dos referencias claves en el mundo energético: el importe del gas Henry Hub y, en menor medida, el valor del barril de petróleo crudo Brent.

“En general, se toma el precio del Henry Hub y se le aplica un adicional”, explica un conocedor de ese proceso. En 2017, el país importará GNL a US$ 5,62-US$ 5.87, mientras que el Henry Hub está a US$ 3,1. Eso implica que al Hub (la referencia), se le aplicará un múltiplo menor a 2 para llegar al importe del GNL.

Eso no fue lo que pasó entre 2013 y 2015. En 2014, por ejemplo, el Henry Hub estaba a US$ 4,5, pero Argentina pagó el GNL a un promedio de US$ 15,54, aplicando un múltiplo de 3,5. En 2015, el Hub cotizó a US$ 2,6 y Enarsa pagó por el GNL alrededor de US$ 10,64, lo que implica un múltiplo de 4.

“Hubo una decisión de pagarle a British Petroleum entre US$ 10 y US$ 12 por arriba del precio Hub”, detalla el experto consultado. “Son claúsulas que se firman en esta clase de convenios comerciales. Visto en perspectiva, está claro que resultó oneroso, o que se podría haber pagado menos”, puntualiza.

Como no existen datos oficiales sobre las importaciones de GNL hasta 2015, ya que el kirchnerismo nunca los hizo públicos, se reconstruyeron en base a fuentes oficiales y privadas.

En noviembre de 2014, por ejemplo, el país le compró GNL a Trafigura por US$ 10,6 el millón de BTU y a Shell, por US$ 10,5. Los precios internacionales ya estaban bajando. Pero Enarsa estuvo impedida de capitalizar ese ahorro, porque estaba atada al acuerdo con BP para pagarle por arriba de los precios de mercado.

Por la misma época, la rusa Gazprom también estuvo obteniendo una remuneración de US$ 15,6, por arriba del precio de mercado.

El perjuicio al Estado nacional por estas operaciones es dificil de probar en términos legales. “Se puede suponer que Enarsa quiso garantizarse ese precio, que resultó más alto que el de mercado, por temor a que siguiera subiendo en esa época. Pero sucedió lo contrario. Evaluar lo que pasó después que sucedieron los hechos es complicado”, razona un consultado.

La importación de gas del kirchnerismo se modificó con la estatización de YPF. El ministro de Economía, Axel Kicillof, puso a YPF a realizar los llamados a licitación y selección de ofertas para esas compras. Fue una forma de quitarle poder a Enarsa, que estaba baja la órbita política del ex ministro de Planificación, Julio De Vido.

COMENTARIOS