Turismo

Tres recovecos porteños tan bellos como poco conocidos

La Ciudad de Buenos Aires tiene lugares poco conocidos que son igualmente imponentes que aquellos que le dan fama mundial. Conocélos

martes 21 de marzo de 2017 - 1:41 pm

La Ciudad de Buenos Aires es una de las más cosmopolitas del mundo. Es uno de los puntos a conocer por turistas de todo el mundo que deciden visitar América Latina. La caracteriza gastronomía de alto nivel, interesante arquitectura, manifestaciones culturales para todos los gustos y un frenético ritmo. Sin embargo, además de sus lugares más paradigmáticos, Buenos Aires tiene recovecos poco conocidos y muy interesantes, tanto para locales como para la afluencia turística.

Como primer lugar, citamos el Palacio Barolo. Se trata de un imponente edificio tanto por fuera como por dentro. Posee una mixtura de estilos: neorromántico, neogótico, y la cúpula en estilo indio de la región de Budanishar. El conjunto arquitectónico hace referencia y homenajea a la Divina Comedia de Dante Alighieri.

palacio barolo

Fue terminado en el año 1923 y con sus 100 metros de altura se constituyó en Monumento Histórico Nacional.

Si subimos a su piso 22, se puede apreciar la vista libre a toda Buenos Aires con foco al Congreso y la Casa Rosada.

Como segundo lugar, presentamos al Pasaje Lanín. Se encuentra en Barracas; para llegar hay que ir hasta la calle Brandsen al 2100 y seguir hasta la Avenida Suárez 2001. Está paralelo a las vías del Ferrocarril General Roca.

lanin

Callecitas adoquinadas, tranquilas e interrumpidas por el sonido del tren, se encuentran ornamentadas por la intervención del artista plástico Marino Santa María quien decidió convertirla en una muestra de arte al aire libre.

Desde 2001 se puede ir a conocer estos 35 frentes de viviendas con formas verticales, horizontales y onduladas, teniendo en cuenta los estilos y colores de los edificios.

Por último, el Pasaje Dr. Rodolfo Rivarola, es la tercera perlita escondida de la Ciudad. Es apenas una cuadra que se ubica entre las calles Bartolomé Mitre y Tte. Gral. Juan Domingo Perón, en sentido norte – sur. Es paralelo a las calles Talcahuano y Uruguay, que encierran la manzana atravesada por el pasaje.

La calle que lo habita es conocida como la calle en espejo por ser la única arteria porteña de aspecto absolutamente simétrico en sus construcciones en ambas veredas.

Pasaje Dr. Rodolfo Rivarola

Pasar por esta cuadra es ver una sucesión de ocho edificios de viviendas, de planta baja y cinco pisos altos cada uno que se repiten idénticamente en la cara opuesta de la calle. Noten también cuando lleguen a este rincón escondido que los cuatro edificios que se ubican en las cuatro esquinas del pasaje poseen una cúpula que funciona como apartamento con mirador.

COMENTARIOS