Policiales

Tiene sida, violó a una joven y le dijo: “Ahora estamos unidos para toda la vida”

El tribunal, en voto dividido, ratificó el procesamiento por "abuso sexual agravado" contra el hombre, quien la amenazó con armas a la víctima

miércoles 26 de febrero de 2014 - 1:05 pm

La Cámara del Crimen porteña confirmó el procesamiento de un adicto a las drogas en recuperación que violó a una mujer, con la que antes había mantenido relaciones consentidas, y luego le confesó que tenía HIV.

[pullquote position=”right”]La violó, luego le confesó que tenia Sida y le dijo “Estamos unidos para toda la vida”[/pullquote]

“Ahora estamos unidos para toda la vida”, la desafió antes de quedarse dormido y facilitar la huida de la víctima. El tribunal, en voto dividido, ratificó el procesamiento por “abuso sexual agravado por haber sido cometido con acceso carnal, que a su vez se agrava doblemente por la utilización de armas y con conocimiento de ser portador de una enfermedad de transmisión sexual grave con peligro de contagio”.

Según el relato de la víctima, “entre el mediodía del 21 noviembre de 2012 y la mañana del día siguiente la mujer permaneció junto al imputado en las inmediaciones del Hospital Elizalde así como que en horas de la noche mantuvieron relaciones sexuales”.

“Al decirle al anochecer, luego de haber almorzado y conversado por varias horas, que debía regresar a su domicilio con su actual pareja, éste se tornó agresivo y el imputado la amenazó con unos cuchillos que tenía en la cintura para que no se retirase, y luego llevarla a la explanada de entrada al edificio de Salud Mental de Casa Cuna, en donde la accedió carnalmente”, añade el relato.

Del expediente se desprende que ambos, víctima y victimario, habían mantenido “una relación previa” de común acuerdo, pero en el segundo contacto sexual ella “no habría sido libre en la decisión de continuar manteniendo relaciones sexuales, siendo que su voluntad habría sido viciada, por la coacción del encausado”. Y finaliza indicando que: “Al amanecer el encausado le confesó que padecía de HIV, lo que los ‘uniría para toda la vida'”.

El juez Luis María Bunge Campos consideró que previo a resolver la situación del acusado era necesaria “la evaluación del cuadro psíquico de la denunciante”.

Pero sus colegas Gustavo Bruzzone y Carlos González ratificaron el procesamiento tras valorar las pruebas de cargo, entre ellas las lesiones que constató el Hospital Durand, “la dependencia a sustancias psicoactivas de larga data, actualmente cursando síntomas de abstinencia (irritabilidad, ansiedad e insomnio)” del acusado y que fue la propia víctima quien lo entregó a las autoridades tras buscarlo durante un año.

COMENTARIOS